Testimonios

Si quieres enviar tu testimonio o el relato de un favor recibido, puedes hacerlo a jmhg@montalegre.org (indica si deseas que se publique o no)

También puedes colgar directamente en esta página un comentario o sugerencia, tu testimonio o un favor recibido, rellenando el formulario del final:

************

Problemas con el iPhone

Hace tiempo que cambié mi iphone de operadora, pero no lo pude liberar, pues se ve que la compañía donde estaba tiene fama de no liberar los iphone, y por tanto no podía usar el móvil con la nueva operadora. Lo intenté por varios medios, lo denuncié a Consumo, siempre sin ningún resultado.

Llamaba por teléfono y me decían que tenía que poner una tarjeta de otro operador y conectar al ordenador y me saldría una ventana que decía: ya está liberado.

Un amigo ingeniero me ayudó tres veces sin resultado.

Al cabo de ocho meses intenté volver a hacer la operación con la tarjeta de mi amigo. Por la mañana encomendé el tema a Chiqui y pasé la estampa por el móvil pidiendo que me solucionara el tema.

Al mediodía lo intenté sin resultado. Llamé a la operadora y me dijeron que la tarjeta no era válida, que tenía que probarlo con otra tarjeta. Volví encomendarlo a Chiqui, conecté de nuevo el móvil al ordenador y sin hacer nada salió la ventana que decía que estaba liberado!

Mi amigo todavía no entiende cómo se resolvió la situación, y yo doy gracias una vez más a Chiqui por estos favores de las TIC.

Antoni Ll., Barcelona

************

Un retiro en Mazamitla

Yarey había organizado un retiro de 3 días en Mazamitla. Todas las que íbamos estábamos muy emocionadas. Cuando llegó el día de irnos una amiga mía, unos años menor que yo, me dijo que ya no quería ir porque no iba a ir nadie de las amigas a las que invitó y no quería irse sin sus amigas. Traté de convencerla de que aún así fuera al retiro, pero no quiso. Le recé la estampa a Chiqui prometiéndole que si esta amiga mía iba al retiro iba a escribir el favor que me hizo. Y por fin, mi amiga dijo que sí iba al retiro, y fue.

Enviado desde Samsung Mobile.

************

Unas necesidades especiales

Me ha costado escribir este mensaje porque quizás es un poco vago y pensaba que no podría servir para nada, pero al final me han explicado que era de justicia hacerlo aunque fuera escondiendo al máximo los detalles del caso para que no pueda ser reconocida la persona interesada.

No soy muy piadoso ni muy aficionado a las estampas ni a las devociones. Pero como hay personas a mi alrededor que sé que necesitan gracias especiales de Dios, lo que hago es tener cada una de estas personas encomendada a un santo, un beato, etcétera de manera permanente. Yo mismo hago esto: como no estoy muy seguro de que mis “méritos”, que son pocos, superen mis deméritos, que son unos cuantos, una vez dije a unas monjas de clausura que conocí gracias a un familiar que rogaran para mí; me dijeron que lo harían y eso me hace ir más seguro para la vida.

En una de esas personas que decía, necesitada de ayudas especiales, la tenía puesta bajo la intercesión del padre José María Hdez. Garnica, cura del Opus de quien no habría tenido noticia si no fuera por unas estampitas marrones que encontró un amigo en la iglesia de Montalegre de Barcelona.

No puedo explicar detalles sobre las “necesidades especiales” de la persona de la que hablo, pero venían de hace muchos años y parecían problemas insolubles.

Pues bien, hace unas semanas se produjo un hecho que cambió la orientación de la vida de esta persona de una manera sorprendente, súbita, sin que nadie se pudiera esperar. Después he sabido que esto fue justo en los días que coincidían con el centenario del padre Garnica y con el aniversario de su muerte.

Escribo esto por si es de alguna utilidad, y siento no poder dar más detalles.

10 de enero de 2015

************

Dos favores de Chiqui

Un amigo mío tuvo una grave infección en una pierna y estuvo a punto de que se la amputaran. Una vez le detuvieron la infección estuvo ingresado en el hospital dos meses y le iba a ver a menudo. Su estado estaba estacionario y la herida no le cicatrizaba. Le implantaron una piel sintética sin éxito, e hizo rechazo. Los médicos no veían solución. Le di una estampa de D. José Mª Hernández Garnica para que rezásemos por su curación. Al cabo de nueve días pasó otro cirujano especializado en circulación y vio claro que la tenían que operar y ponerle una vena en la pierna para facilitar el riego sanguíneo a la herida. Tras esta intervención ha mejorado mucho, está dado de alta, le han hecho un injerto de piel y evoluciona muy bien. Los dos atribuimos el mejoramiento a Don José Mª que hizo que al cabo de nueve días de rezar pasara el cirujano adecuado.

Hace dos años utilicé un libro y ahora quería volver a leerlo, pero no lo encontraba en ninguna parte. Lo busqué un par de días por toda la casa y no lo encontré, por más que miraba por todas las estanterías de los libros. Al tercer día me encomendé a D. José Mª y al cabo de un momento lo encontré en un estante que no había mirado.

A. Ll., Barcelona, 1 de febrero de 2015

************

La ayuda de Chiqui en Tierra Santa; el proyecto SAXUM

Cada día rezo la oración para la devoción de José María Hernández Garnica encomendándole SAXUM. Cuando hablé con mis amigas del proyecto SAXUM me contestaron: ¿Por qué? Hay muchos centros del mismo estilo de los Franciscanos, etc. Ella no quería ayudar. Algunas semanas más tarde vino a verme y me dio un cheque de XXX € para SAXUM.

Otra de mis amigas, de buena posición económica, había puesto algunas monedas en la caja a favor SAXUM. Unos días más tarde, me dio un cheque de XXX € para SAXUM.

Atribuyo estos dos favores a José María Hernández Garnica y le doy gracias porque estoy segura de que él ha cambiado a mis amigas.

M. L .., París, 15-I-2015

************

Chiqui: ¡trabajo para mi marido!

Hace un par de años leí la biografía de José María Hernández Garnica. La verdad es que me gusto el modo cariñoso de llamarlo, Chiqui. Me pareció una persona muy cercana y cuando mi marido se quedo sin trabajo, recurrí a él para pedirle que mi marido encontrara trabajo pronto. De momento mi marido no ha encontrado trabajo, pero hemos ido saliendo de las dificultades. Siento que Chiqui desde el cielo nos cuida y nos manda pequeños milagros que nos ayudan a superar estos momentos difíciles.

Mi marido, mis hijos y yo seguimos pidiéndole a Chiqui que resuelva la situación laboral de mi marido. Esperamos que sea pronto.

¡Gracias!

Barcelona, octubre de 2014

************

Un glaucoma y una pierna ulcerada

Con motivo de la Primera Comunión de una de mis nietas, alumna del Colegio Canigó, acudimos de nuevo el día 12 de mayo del 2012 a la Iglesia de Santa María de Montalegre de Barcelona. Finalizada la ceremonia, a la salida, pasé por delante de una mesa sobre la que se encontraban expuestos algunos folletos, estampas, etc., y un librito, en catalán, con el título (traduzco) “Abriendo Horizontes Semblanza de José María Hernández Garnica” de José Carlos Martín de la Hoz. Junto a él se encontraba una Hoja informativa o Boletín de la Oficina de las Causas de los Santos con algunos testimonios sobre los favores otorgados a través del siervo José María y la Oración para obtenerlos.

Yo no sabía quién era José María Hernández Garnica. Nunca había oído hablar de él, pero después de hojear las publicaciones sentí curiosidad por saber quién era y los cogí. Desde entonces el librito y la Hoja informativa con la Oración han estado presentes sobre la mesilla de mí (nuestra) habitación. El primero lo he releído varias veces y la segunda ha sido invocada casi diariamente para solicitar algún favor.

En aquel tiempo a mi esposa la habían diagnosticado un “glaucoma” bastante avanzado en ambos ojos. La enfermedad se trató, al principio, con medicamentos que no resultaron muy eficaces. La doctora que la atendía (y atiende) nos aconsejó que la mejor solución, después de constatar que los específicos no mejoraban el pronóstico, era la cirugía.

Estando así las cosas yo rezaba la Oración pidiendo al siervo José María que por su intercesión le concediera el favor de “mantener baja la presión ocular, que los nervios ópticos mejoraran y no hiciera falta la operación”. Pasaban los meses y las visitas de control -no indicaban ninguna mejoría importante. Finalmente se efectuaron las dos operaciones de “cataratas”, sin ninguna complicación, como primera medida para el control de la enfermedad, según indica el protocolo para su tratamiento. Hoy día presenta un pronóstico estable, con una presión ocular dentro de los parámetros aceptables y ambos ojos -parece- que gozan de una buena estabilidad. No se descarta que, con el paso del tiempo, se tengan que efectuar más operaciones.

En el mes de julio del año pasado mi esposa, después de pasar una semana en Lourdes, regresó con algunas picaduras de mosquitos, que según ella eran de los llamados “tigres”, una de las cuales estaba situada en la zona inferior de la pierna derecha, encima del pie. La picadura afectó a una región sana, pero endeble, a causa de una operación de varices efectuada hace años. La picadura lesionó parte de la región debilitada, que se trataba con cremas y apósitos especiales, sin conseguir ninguna mejoría, al contrario, la lesión se fue extendiendo. En el mes de septiembre acudimos a un angiólogo que recetó un vendaje especial y cambió las cremas, pero la úlcera se había extendido y ocasionaba bastantes molestias.

Durante una nueva relectura de “Abriendo Horizontes” me enteré que el siervo de Dios José María Hernández Garnica, en 1940, fue sometido a una operación para “extirparle el riñón izquierdo, que se había atrofiado y adherido al diafragma”, operación que se complicó y “hasta seis meses después no cicatrizó completamente la herida”. En vista que la zona ulcerada de la pierna no mejoraba, decidí rezar de nuevo la Oración pidiendo, en esta ocasión, al siervo José María, que me concediera el favor de que “la úlcera (la herida) se curara antes de los seis meses”, es decir, que no durara más de lo que duró cicatrizar la suya.

En octubre fuimos a ver a otro angiólogo, que nos dijo que nada de cremas ni apósitos especiales, que solamente se curaría a base de compresión. Que debíamos tener confianza y que haciendo lo que él aconsejaba, en un mes la úlcera estaría curada. Solamente había que vendar la pierna, con una venda normal, que el mismo nos dio, desde el pie, apretando un poco, hasta la rodilla.

Yo seguía rezando todos los días al siervo José María y le pedía el favor de su curación. Siguiendo ese método, poco antes de las Navidades, en diciembre de 2013, úlcera cicatrizó, justo, un poco antes de que transcurrieran los seis meses.

No puedo saber con seguridad si la curación se debe a la intercesión del siervo José María o al método que nos aconsejó el último médico que visitamos. Yo quiero creer que la aparición providencial del último doctor, recomendado por la podóloga que atiende a mi esposa, fue el método del que se valió el siervo José María para concederme el favor que le pedía. Si no me concedió el anterior, el de la operación de los ojos, es que no convenía, es decir, que la cirugía era lo mejor para afrontar correctamente el problema del “glaucoma”.

Una amiga me ha invitado a que escriba lo anteriormente expuesto y cumplo con la promesa que le hice. Creo que el siervo José María ha intervenido en el tema de la úlcera, pues la curación se produjo antes de los seis meses, tal como yo solicitaba rezando la Oración de la Hoja informativa, cosa que agradezco.

Seguiré rezando al siervo José María por todas nuestras necesidades, porque en la vida siempre se presentan situaciones difíciles y su solución o arreglo no depende, exclusivamente, de aplicar o confiar en los simples remedios humanos.

E.G.D.

Barcelona, 9 de septiembre del 2014

************

Un incidente de circulación

Había comenzado el día pidiéndole a José María Hernández Garnica sus ayudas en varias cosas pequeñas, y todavía no me había parado para comprobar que me las había obtenido y agradecérselo. Y en ese ambiente, me ha ocurrido un episodio, en el cual, su ayuda se ha producido de manera que yo calificaría de espectacular.

Éste ha sido una oportuna intervención del Cielo para que no tuviera consecuencias el golpe que se han dado el coche en que iba yo y un ciclista, que apareció de manera imprevista, y estaba atravesando la calle por la que el coche circulaba. Y digo imprevista porque él se había introducido en esa calle, viniendo de la acerca de una vía llamada Ronda de Dalt, en la que circulaba en sentido opuesto al que le correspondía. El coche en el que iba yo, que circulaba a poca velocidad porqué acababa de superar el paso de peatones, pudo frenar a tiempo, y el golpe con la bicicleta no tuvo consecuencias, ni en la persona del ciclista, que, además no llevaba casco, ni en la bicicleta. La policía municipal pudo intervenir oportunamente para comprobar las circunstancias y para que se hiciera la comprobación médica de que nada había ocurrido.

Con mucho gusto dejo constancia de este favor, en el que se refleja su caridad con las personas: con el accidentado y con las que hubieran podido sufrir las consecuencias de otras molestias.

Barcelona, 30-VI-2014, Ferran B.

* * * * * * * * *

El monedero extraviado

Un viernes al mediodía, al volver a casa después del trabajo pasé por el supermercado para comprar dos cosas que hacían falta para la comida. Compré y fui a casa a comer.

A media tarde salí con mi hermana a hacer la compra semanal, y me di cuenta de que no llevaba elmonederito rojo en el que llevo el dinero, la tarjeta del banco, la tarjeta sanitaria y el documento nacional de identidad.

Volví a casa y estuve buscando mucho por toda la casa, y también por casa de mi sobrina, que vive en el mismo edificio que yo, y donde había estado antes de salir a comprar. Ella y sus hijos (todos muy pequeños) estuvieron buscando… todo sin éxito.

Entonces me puse a pedirle a Don José María que, por favor, encontrara el monederito rojo con todos los documentos.

Así pasé el viernes por la tarde, sábado, domingo, lunes, y el martes por la mañana recibo una llamada del banco diciéndome que allí estaba una señora que había encontrado algo mío; yo enseguida le dije: “mimonederito rojo”, y me dijo que sí, así era. Me dijo el nombre de la señora, que lo tenía en su tienda, en tal dirección…y me dio el úmero de teléfono de la señora. Me puse tan contenta, que lo primero que hice fue entrar a una Iglesia a dar gracias por la evidencia del favor que me había hecho Don José María!

Por la tarde llamé a la señora, y se puso su hijo pero me dijo que podía pasar por la tienda en el horario comercial.

Fui a la tienda, con unos bombones en agradecimiento, pero tampoco estaba la propietaria y me atendió una dependienta. Le dije que iba a recoger un monederito rojo que habían encontrado y le pregunté cómo había ido a parar a su tienda (que estaba en la acera de enfrente al supermercado al que había ido al mediodía). Ella me dijo que lo encontró un chico y se lo entregó a ellas.

El monederito estaba intacto, tenia todo, hasta las moneditas, la lotería primitiva, las tarjetas…

Le agradecí mucho a la señora que me atendió, le entregué los bombones que les llevaba, y también le entregué una estampa de Don José María, le expliqué que cuando me di cuenta de que había perdido elmonederito, le pedí a él que lo encontrara intacto, y así fue, y quería que ella lo conociese y le pudiese pedir favores también.

RTR, Barcelona, 22-IV-2014

* * * * * * * * *

Una cerradura bloqueada

Cuando visite a mis ancianos padres me contaron que se habían perdido las llaves de la casa. Mi padre me pidió que fuera a la ferretería para hacer una copia con la llave original que conservaba en casa. Al parecer las había extraviado mi madre que padece Alzheimer y aunque habían buscado por todos los lados no las encontraron. En la ferretería me advirtieron que se trataba de un modelo de seguridad difícil de copiar. Así y todo me anime a hacerla ya que se comprometieron a intentarlo de nuevo si no resultaba bien.

Al regresar a la casa mi padre quiso probar inmediatamente: primero, por fuera, y esta abría bien, luego por dentro. Con la puerta cerrada probamos la llave por dentro, dimos dos vueltas y se manejaba bien, pero al querer abrir la llave se atascó. De ninguna manera podíamos abrir.

Mi padre se puso nervioso. Primero, echó lubricante para facilitar el giro y no resultó. Después quiso llamar a mi hermano para que viniera a la casa e intentara algo desde el exterior. Viendo que sufría, le anime a desayunar tranquilamente, que lo intentaríamos de nuevo. Lo hice con intención de intentarlo sola y rezando con fe a la vez.

Pensé a quien acudiría. Me decidí por D. José María. Me dirigí recordándole que ya que no me había concedido otro favor, bien podría concederme ahora este. También añadí que lo pedía para que mi padre quedara contento y tranquilo. Además si no se arreglaba no podía recibir a la señora de la limpieza que estaba a punto de llegar ni yo podría volver a mi domicilio hasta que viniera un cerrajero. Prometí escribir este favor si lo concedía.

Con fe pedí su ayuda y después de forcejear la llave cedió, giro y pudimos abrir.

Le explique a mi padre que había pedido ayuda a un santo que era ingeniero y se llama José María Hernández Garnica. Se alegró y asintió.

A.L.J (San Sebastián), 21-IV-2014

Enviado desde mi iPad

************

Un, dos, tres,… favores de Chiqui

Iba en un avión sentado en el asiento del pasillo, y en la hilera del lado, de tres asientos, iban dos chicos italianos. De repente uno de ellos se puso a buscar algo, de manera muy nerviosa. Miró el suelo, los bolsillos del abrigo y los pantalones, revolvió los tres asientos del avión, se fue a los tres asientos traseros, que estaban vacíos y en los que se habían sentado antes, y hacen la misma operación. Había perdido un pequeño estuche con las tarjetas de crédito. Preguntó a los auxiliares de vuelo, y no había nada que hacer. Continuó buscando por los mismos lugares y con el mismo desasosiego. La operación duró más de cinco minutos. Se me ocurrió encomendar a D. José María Hernández Garnica para que encontrara lo que buscaba, pero él seguía buscando con desazón. Volví a encomendar el hecho, y dije: “Chiqui, a la de tres”, y conté: Uno, dos, tres, y al instante encontró el estuche con las tarjetas donde había buscado tantas veces. Mi mujer que estaba pendiente del incidente, pero que no sabía nada de Chiqui, dijo: “han buscado tantas veces en los asientos y no la han encontrado hasta ahora.”

A. Ll., BCN 26 de febrero 2014

**

Estaba en la sala de espera de un centro médico, y una señora sale de la consulta desesperada y me pregunta si he visto una bolsa negra. Le digo que no. Va a recepción, busca por las salas de espera y no la encuentra. Vuelve a entrar en la consulta del médico y nada. Cuando vuelve a salir me encomiendo a Chiqui, y le digo “Chiqui, que la encuentre”, y la señora encuentra la bolsa en la recepción.

A. Ll., BCN 5 de marzo de 2014

**

Estaba en una charla de un curso de retiro y una persona estaba dormida con la cabeza baja. Le pido a Chiqui que lo despierte, y sigue durmiendo. Digo “Chiqui, uno, dos, tres”, y se despierta de golpe, levanta la cabeza, y de inmediato hace una pregunta en voz alta y todo el mundo ríe.

A.Ll., BCN 14 de marzo de 2014

**

Mi programa Pages del iPhone no funcionaba; se quedó colgado en una página y no podía ni escribir, ni cerrar el documento, ni ver ningún archivo. Cuando esto ocurre, hago lo que he hecho en otras ocasiones: cierro del todo el iPhone, espero un rato y lo vuelvo a abrir. Pero esta vez seguía igual de colgado. Pensaba que no podría recuperar los archivos. Vuelvo a cerrar, y al abrir el Pages me encuentro con una página en blanco durante un rato, y digo “Chiqui por favor” y al momento veo todas las carpetas y los archivos sin ningún problema.

A. Ll., BCN 15 de marzo de 2014

************

Unas gafas perdidas

Chiqui era alegre, divertido, con sentido del humor y chispa. Sus favores también tienen este “toque” personal. Éste es una muestra.

Diversas circunstancias, entre ellas la de haber intervenido en la información sobre diversos hechos relacionados con la vida y el recuerdo de José María Hernández Garnica, me han llevado a frecuentar la relación de confianza con él y a pedirle favores. La mayor parte, en asuntos normales de la vida ordinaria, y quizá por ello los olvido pronto y no se me ocurre contarlos con cierto detalle, como pediría un deber de gratitud.

Pero ocurre, no pocas veces, que sus respuestas a mis peticiones o a mis necesidades vienen caracterizadas por su buen humor proverbial y entonces me quedan más grabadas y me divierte también a mí escribir sobre ellas. Así me ha ocurrido hoy con lo que parece una pequeña broma. Ha sido a propósito de unas gafas que no encontraba y que por fin han aparecido.

Desde que me operaron de cataratas, suelo llevar en un estuche en el bolsillo interior de la chaqueta dos juegos de gafas: unas para mirar de lejos y otras para leer, por si en algún momento me fallan las progresivas que normalmente utilizo para adaptarme a todas las distancias. Pues resulta que hoy me he tenido que quitar varias veces la chaqueta en lugares distintos y dejarla en condiciones poco favorables para que quedara bien asegurado todo lo que tenía en los bolsillos. Y cuando he llegado a casa, me la he vuelto a quitar y por las malas condiciones en que la he dejado, se ha caído lo que llevaba en ella. He encontrado uno de los estuches, pero no el otro. He buscado por los varios rincones donde pudiera haber caído y no estaba por allí. Enseguida he pensado que Chiqui actuaría para que estuviera en un lugar determinado donde, supuestamente, se me podían haber caído. Así, tranquilamente, me he ido a descansar, esperando el día siguiente.

Y lo divertido -por lo menos para mí- ha sido que el día siguiente he encontrado la funda con esas lentes dentro, en un sitio insólito: en el interior de la manga izquierda, cuando hacía pasar por ella el brazo correspondiente y éste chocaba con un obstáculo. Así me ha evitado tener que ir anticipadamente al otro sitio, y me ha confirmado en la confianza en la intercesión de José María.

Barcelona, 13 de diciembre de 2013

F. B. B.

************

Favor en el día del Centenario: un día espléndido

El domingo 17 de noviembre estaba previsto celebrar la “Fiesta de la rosa” en la iglesia de Pallerols, de la Baronía de Rialb, que se encuentra en les estribaciones pre pirenaicas. Desde hace doce años, un fin de semana cercano al 22 de noviembre, se conmemora ese día del año 1937 en el que San Josemaría encontró, entre los escombros de esa iglesia saqueada, una rosa de madera estofada, respuesta de la Virgen a su petición de una prueba que le confirmara en su decisión de seguir el Paso de los Pirineos hacia Andorra, después de una noche de fuerte sufrimiento interior intentando descubrir si ésta era la Voluntad de Dios.

Estábamos preocupados porque, conforme se acercaba el día de la fiesta, todas las previsiones meteorológicas iban empeorando sus pronósticos de lluvias y frío invernal, como de hecho se iban produciendo. Sufríamos porque si llovía no se podría hacer el recorrido de Pallerols a la “Cabana de San Rafael”, ni sacar a la Virgen por la mañana en procesión y después de la misa se complicaría la comida de los asistentes por los alrededores hasta el rosario y bendición por la tarde con la reliquia de San Josemaría.

Al caer en la cuenta de que este año la “fiesta de la rosa” coincidía con el centenario del nacimiento del Siervo de Dios José María Hernández Garnica, pensamos que qué mejor día para que Chiqui se luciera: “no puedes permitir que, en el día de tu centenario, una fiesta de la Virgen y de San Josemaría, que tanta trascendencia ha tenido en la historia del Opus Dei, quede deslucida. Que haga un buen día”.

Y D. José María nos ha escuchado. Aunque por todas partes llovía, en Pallerols de Rialb ha hecho un buen día. El cielo estaba más bien cubierto, pero despuntaba de vez en cuando el sol; no hacía viento y se puede decir que la temperatura era agradable. La Virgen ha podido salir en procesión, cantándole los “gozos” de larga tradición, con una estrofa más reciente recordando el encuentro de la rosa. Y todo el día se ha desarrollado de modo muy entrañable y familiar. Eso sí, cuando marchaban los últimos coches de Pallerols, la lluvia ha empezado a hacer acto de presencia, y ya no nos ha abandonado hasta la noche, y sigue cayendo mientras estamos escribiendo este favor.

Barcelona, 17 de noviembre de 2013

P. S. S. (Badalona), J. P. D. (Barcelona) y J. P. M. (Barcelona)

************

Un problema informático

Llevábamos tiempo trabajando en la edición de un libro, con abundante material gráfico y un diseño laborioso. Quedaba poco para terminarlo, pero tuvimos que interrumpir la tarea al comenzar el verano.

Hay que decir que toda la documentación del libro, así como el programa de diseño que utilizábamos, estaba en un ordenador un tanto viejo, al que acceden muchas personas.

El caso es que cuando, después del verano, quisimos ponernos de nuevo a trabajar, el ordenador no arrancaba. Lo reiniciamos varias veces sin éxito. Ya un tanto desesperados, decidimos airearnos un poco y probar suerte otra vez al cabo de media hora.

En ese tiempo me di cuenta de que hasta ese momento sólo habíamos puesto medios humanos, sin acudir para nada a la ayuda del Cielo. Así se lo comenté a la persona con la que estaba trabajando y le dije que, antes de hacer nada con el ordenador, podíamos rezar una estampa para la devoción privada al Siervo de Dios José María Hernández Garnica, que era ingeniero y que, seguro, nos podía echar una mano, teniendo en cuenta también que se acerca el centenario de su nacimiento y es lógico que ahora esté más activo. Por dentro, además, hice un trato con Chiqui: “si me escuchas, lo escribo”.

Así lo hizimos: cogimos una estampa de Chiqui, la rezamos cada uno por nuestra cuenta en silencio y, acto seguido, apretamos el botón de encendido del ordenador, que arrancó con toda normalidad y pudimos acceder a los archivos del libro para continuar nuestro trabajo.

Quien tiene experiencia con ordenadores sabe que se dan estas situaciones: de pronto un ordenador no arranca; igual hay suerte y a la siguiente se consigue. Pero si después de cuatro, cinco o seis nuevos intentos, el ordenador sigue sin arrancar, quiere decir que hay que olvidarse, porque el ordenador se ha estropeado, con los consiguientes quebraderos de cabeza que comporta. Pues esta vez no fue así.

Atribuyo este pequeño favor informático a la intercesión de D. José María Hernández Garnica, y lo escribo en Barcelona, a 6 de septiembre de 2013, para cumplir mi parte en el trato con Chiqui.

J.F.-P.L.

************

Un DNI caducado

Hace dos años me disponia a coger un vuelo a jerez de la frontera con una compañia que es conocida, entre otras cosas, por su exigencia en la documentacion personal identificativa; dato que en aquel entonces, desconocia.
Al facturar la maleta el personal que me atendio me dijo: ojo, su carnet de identidad caduca en dos meses, tengalo presente si ha de volar en septiembre. Me extraño y al mirar la fecha de caducidad de mi DNI comprobe con sorpresa y con cierta angustia que en realidad mi documento llevaba ya caducado dos meses!
La angustia fue creciendo conforme avanzaba hacia la zona de embarque y escuchaba los reiterados anuncios de que llevaramos preparada la tarjeta identificativa para exhibirla al personal de vuelo como condicion para el embarque junto con el pasaje.
Llevaba en una libreta casualmente una estampa de Jose Maria Hernandez Garnica y empecé a rezar una estampa detras de otra para que pudiera embarcar sin problema. Veía como uno a uno iban pidiendo el carnet a los pasajeros, examinandolo y devolviendolo. Segui rezando con el firme proposito de renovar el carnet en cuanto tocara suelo jerezano si lograba embarcar.
Pues justo cuando le toco el turno al pasajero que iba delante mio, alguien distrajo al auxiliar encargado de revisar la documentacion de manera que cuando me llego el turno no me pidio que se lo entregara, si no que fue suficiente con una simple exhibicion de lejos sin soltarlo de mi mano, con la que tapaba cuidadosamente la fecha de caducidad. Y logre embarcar!
No me lo creia…
Cuando llegue a Jerez, cumpliendo con mi proposito me dirigi a la policia para renovar mi carnet y pude hacerlo sin problemas y sin cita previa. Dada la urgencia con la que lo necesitaba para la vuelta, amablemente me atendieron.
Y fue alli donde me preguntaron: y ¿ha logrado volar con la compañia Ryanair con su carnet caducado? No sabe la suerte que ha tenido! Cada dia se queda mucha gente en tierra por ese motivo!
He de añadir que soy algo despistada y no es la primera vez que me he quedado en tierra o he perdido un tren por motivos de lo mas variado. Por eso si cabe estoy aun mas agradecida a Jose Maria Hernandez de Garnica, por que hubiera podido coger el vuelo previsto a pesar de todo.
R. S. P.
Barcelona, 31-VII-13
Pd: disculpen la ausencia de acentos, escribo desde un dispositivo mobil.
Enviado desde mi HTC

************

Chiqui, encárgate tú del coche…

Favor contado por D. José Carlos Martín de la Hoz en la presentación de ROTURANDO LOS CAMINOS, biografía de D. José María Hernández Garnica, en la iglesia de Santa María de Montalegre, Barcelona, el 30 de mayo de 2013.

************

Una lesión en la rodilla

Quería escribir unas líneas de agradecimiento a Chiqui por un favor.

Hace dos años tuve una lesión en la rodilla derecha. Después de unas pruebas, el diagnóstico por parte de los médicos fue claro: una fisura de un centímetro de diámetro en el cartílago del cóndilo. Lo primero que me preguntaron es si tenía la suficiente ilusión y ganas por querer recuperarme al 100%, pues dado el tipo de lesión y mis años, dejar el fútbol era una alternativa lógica. Yo, que os voy a contar, no me planteaba otra opción que la de volver a jugar. Así es que insistí en mis buenas disposiciones por hacer lo que hiciera falta en mi rehabilitación, aun sabiendo que este proceso no era seguro y podría durar varios meses. Optamos por no operar y confiar en que una buena rehabilitación sería suficiente.

Desde el primer momento acudí a Chiqui. Primero que no hiciera falta operar: así fue. Después que pudiera empezar hacer deporte a los dos meses: así fue. Después, de forma muy suave, empecé a correr. Y antes de lo previsto jugué mi primer partido de fútbol. He de reconocer que desde ese primer partido hasta estar al 100% he tenido que superar varias fases largas y duras de rehabilitación.

Está claro que, desde un punto de visto puramente científico, no es demostrable que la pronta y buena recuperación de mi rodilla dependa de la intercesión de Chiqui. Sin embargo, para mí, lo cierto es que tenía una lesión complicada, he acudido a él con frecuencia y ahora vuelvo a jugar futbol igual que antes.

Desde que está en Montalegre, siempre que puedo, paso a saludarle y además de agradecerle este favor, aprovecho y le pido muchas más cosas.

Un cordial saludo,

S. V. L.

Girona, 21 de noviembre de 2012

************

Favores atribuidos al siervo de Dios, Don José María Hernández Garnica.

Desde hace tiempo le encomiendo para que nos ayude a resolver determinados temas económicos familiares.

Debido a la crisis económica que afecta muy gravemente a la construcción inmobiliaria, se vio necesario cerrar una empresa familiar dedicada a elementos para la construcción. Y a raíz del fallecimiento de mi hermano, que es quien dirigía la empresa, junto con un socio accionista, se consideró que era urgente cerrarla.

Para poder hacer frente al elevado coste económico que ello significaba, se había puesto en venta el inmueble que almacenaba y distribuía lo construido.

Después de muchos meses de buscar un comprador, surgió uno que ofrecía una cantidad muy inferior a lo que se necesitaba y además en unas condiciones complejas. Sin embargo se decidió aceptar la oferta, cuyo compromiso se iba a hacer efectivo en unos pocos días.

El viernes por la mañana, anterior al lunes en el que se iba a confirmar la venta referida, surgió otro comprador por una cantidad superior y en unas condiciones ventajosas. Enseguida se formalizó la venta y se pudo hacer frente a los pagos; el importe de la venta coincidió con la que hacia falta para hacer frente a los compromisos.

A partir de este momento surgieron unos gastos fiscales que no se veía como pagarlos. Sin embargo justo cuando finalizaba el plazo para pagarlos, se pudo resolver.

Estos dos favores los atribuyo a la intercesión de don José María por lo que le estoy muy agradecido.

J.C.R.

Barcelona, 24.10.12

************

SIN ALQUILER DESDE HACÍA 6 MESES.

En un edificio de viviendas, en las que hay unos trasteros para uso de los vecinos, teníamos hacía tiempo un trastero en alquiler, pero nadie llamaba interesándose por el trastero.

Se lo encomendé a Don José María, rezando la estampa y con la promesa de publicarlo, si me hacía el favor de conseguirlo.

Todavía no salgo del asombro, porque a los dos días de estar rezando la estampa, me llama una señora interesada en el alquiler. Quedamos para enseñárselo y le interesa. Me pregunta por las condiciones y le digo el importe mensual del alquiler. Precio bajo porque es una pieza de 2 por 3 m2. Pero ese dinero nos venía bien por la crisis.

Estas condiciones, no solo le interesan a la señora, sino que me dice de pagar un año por anticipado. Como así ha sido. Dándonos un respiro a nuestra maltrecha economía.

Es evidente de que la intercesión y el favor de Don José María estaban presentes. Como acción de gracias y por devoción le sigo rezando, todos los días, una estampa y procuro difundir su devoción entre familia y amigos.

Mayo 2012.

J. I. G.

************

RECUPERACIÓN DE UNOS DOCUMENTOS INFORMÁTICOS TRAS UNA PETICIÓN DIRIGIDA AL SIERVO DE DIOS JOSÉ MARÍA HERNÁNDEZ GARNICA

Acabo de recibir un favor, que atribuyo a la intercesión del Siervo de Dios José María Hemández de Garnica, a quien me había dirigido, con una petición, motivado por la confianza con que nos habíamos tratado cuando vivía, y por la circunstancia de que era ingeniero, pensando que esto se llevará a atender las cosas relacionadas con la técnica.

Ha sucedido que, por causas que no conozco bien, toda la información que tenía en el ordenador que uso, se ha perdido o ha resultado inaccesible. Aunque buena parte de ella la tenía guardada en un disco de seguridad, me había quedado sin la acumulada en poco más de un año. Entre los documentos que tenían que ser especialmente útiles y urgentes, pensaba en los que recogían el texto de la traducción que había realizado de uno de los libros de la Biblia destinada a ser publicada próximamente.

Hablé de ello el 30 de mayo, con una persona que está muy atenta a todas las cosas que se refieren a la fama de santidad de este Siervo de Dios, y le comenté que me convendría pedir la recuperación de estos materiales a través de la intercesión de José María, y formulé ese mismo día la petición. Al día siguiente, con el propósito de ir investigando la cuestión, me siento movido a repasar el contenido de los “pen-drives” que hacía tiempo que no había usado, y he aquí que, en lo primero que abro, de forma sorprendente , aparece esa traducción que necesitaba y que estaba buscando.

Firmo esta pequeña memoria y ya no hace falta decir, que se puede hacer el uso que se quiera de este relato que quiere ser una muestra de la caridad del Siervo de Dios, con su intercesión.

Barcelona, 1 de septiembre de 2011

Firmado: Fernando Blasi Birbe, presbítero,
Barcelona

************

Hace poco tiempo me vi envuelto en un accidente de automóvil, por el que mi coche -que preciso para atender mi ministerio sacerdotal- quedó inutilizado por completo.

La compañía aseguradora, ateniéndose a que mi automóvil ya tenía muchos años, me indemnizó con una cantidad tan escasa que no permitía ni de lejos el poderlo sustituir por otro.

Empecé a encomendar a José María Hernández Garnica que solucionara mi problema: me había quedado sin coche, y no tenía recursos económicos suficientes para comprar un coche nuevo.

Al cabo de pocos días, me regalaron un coche. Un coche que, aunque es de segunda mano, cumple perfectamente con mis necesidades, para seguir desplazándome en mi labor pastoral.

Escribo este hecho porque lo considero un favor personal recibido por la intercesión de José María Hernández Garnica.

Mn. Joan Juventeny Vergés

Barcelona, 19 de abril 2010

************

Relato de un favor obtenido por Don José María Hernández de Garnica

Todo apuntaba lluvia, toda la semana la meterología decía que el domingo iba a llover. En el club juvenil Cimal (Terrassa), el sábado teníamos un Túnel del Terror y el domingo una comida con los padres de todos. La lluvia claramente no estaba convidada, así que decidimos acudir, cada uno por su cuenta, a Don José María y rezamos la estampa a media tarde pidiendo todos lo mismo: “que no llueva”. Por la noche algunos la recitamos de nuevo para dar más peso a la petición. Al día siguiente un viento se llevó las nubes y no llovió. Claramente fue un pequeño favor que nos consiguió D. José María ya que de lluvia hablaron toda la semana, pero de viento nada. Y pudimos tener una comida con nuestros padres de lo más divertida… y seca.

Firmamos,

Victor Martinez, C/ Nord, 83, Terrassa, 08221
Marc M., Albert C., Ton P., Jordi R., Roger M., Juan Manuel C. y Pau C.; todos de Terrassa y Matadepera

Terrassa, 18 de enero de 2010

************

Quiero comunicar un favor que me ha hecho don José Mª Hernández Garnica, a quien conocí en Colonia cuando yo tenía 18 años. Tengo un hijo con un trastorno obsesivo compulsivo. En septiembre de 2007, en un mal momento de su enfermedad, dejó el trabajo que tenía. Estuvo en situación de desempleo hasta que empecé a rezar a don José María, pidiéndole tres cosas: que mejorase de su enfermedad, que encontrase un nuevo empleo que le gustase, y que encontrara una buena novia.

Empezó a tratarse con una psicóloga y a mejorar. El 26 de junio, a las 19 horas, me llamó mi hijo para decirme que le acababan de llamar de una empresa para un nuevo trabajo. Me impresionó que fuera ese día, pues yo siempre he dicho que fue don José María quien me enseñó a querer a San Josemaría, y me pareció que, con ese favor, quería recordarme que le tuviera más devoción. Mi hijo sigue mejorando y yo le sigo pidiendo que se cure del todo y que encuentre la novia. Espero poder escribir algún día que eso también me lo ha concedido.

C.E. (Hoja informativa, nº 4, 2009)

************

Necesitaba un piso bien comunicado, con acceso a Internet y cerca de la gente que conozco. Mi madre me dejó en la mesilla de noche una hoja informativa de D. José María, leí los favores y vi que había uno con necesidades similares a las mías, por lo que decidí encomendarle el asunto. Justo una semana después encontré lo que buscaba y estoy muy agradecida.

E.C.C. (Hoja informativa, nº 3, 2009)

************

Escribo desde Toronto para dejar constancia de un favor que he recibido por la intercesión de D. José María Hernández Garnica. Estoy desde primeros de julio realizando una estancia de investigación de dos meses en la Universidad.

Como vivo y trabajo en Barcelona debía encontrar un apartamento para estos dos meses. Empecé a buscar información en Internet y pensé que me resultaría muy difícil o imposible encontrar un lugar adecuado; los pisos que se alquilaban eran muy caros y los que tenían precios asequibles estaban en barrios muy alejados de la Universidad.

Por esos días leí una publicación sobre la vida de D. José María que me dejó muy impresionada, por el ejemplar servicio a Dios que prestó una persona con sus capacidades humanas e intelectuales. Como él abrió la expansión del Opus Dei por muchos países, le pedí que me ayudara a abrirme paso en Toronto. Al poco tiempo contacté por Internet con una señora que alquilaba un piso exactamente los dos meses de mi estancia y a un precio razonable. El piso era bonito y se encontraba a unos 10 minutos andando de la Universidad.

Lo llamativo es que la señora me alquiló a mí el piso, a pesar de que había más personas interesadas que contactaron desde Toronto. Ella misma me dijo que era un milagro que yo hubiera encontrado este piso.

Estoy convencida de que ese “milagro” fue gracias a la intercesión de D. José María.

A. E. (Hoja informativa, nº 2, 2008)

************

Debía revisar mi grado de invalidez ante la administración autonómica, por haber sufrido una importante intervención quirúrgica. Del aumento de dicho grado dependía una importante rebaja en mis impuestos. Me decían que sería muy difícil conseguirlo.

Me encomendé al Siervo de Dios rezándole diariamente la Oración; pasé un reconocimiento y dos meses después me enviaron el resultado. Me habían concedido una puntuación muy alta y, además, el derecho a solicitar unos servicios de transporte y aparcamiento muy interesantes. Tengo la seguridad de que ha sido un favor de D. José María. Gracias.

C.C.G. (Hoja informativa, nº 2, 2008)

************

Si quieres enviar tu testimonio o el relato de un favor recibido, puedes hacerlo a josemariahernandezgarnica@gmail.com (indica si deseas que se publique o no)

También puedes colgar directamente en esta página un comentario o sugerencia, tu testimonio o un favor recibido, rellenando el siguiente formulario:

Anuncios

2 respuestas a Testimonios

  1. Concha. dijo:

    Desde que perdí a mi padre me encomiendo a José Mª Hernández Garnica en todas aquellas cuestiones que antes confiaba y trataba con mi padre. José María siempre me indica el camino que debo tomar y es para mi como un segundo padre; nunca deja que me sienta sola.

  2. Mery dijo:

    Escribo aquí porque desde hace tiempo he recibido varios favores por parte de Chiqui.

    El primero de todos, y gracias al cual le tengo gran devoción fue cuando terminé la carrera. Me quedaba solo de aprobar una asignatura que se dividía en dos partes, un test y un ejercicio práctico y tenía suspendidas las dos. Milagrosamente el profesor accedió a atenderme en su despacho de forma individual, en lugar de en la típica reunión conjunta como era habitual, 3 días después de conocer el suspenso. Me encomendé constantemente a Chiqui durante esos tres días y cuando me recibió el profesor, tras una larga conversación accedió a aprovarme el último examen de la carrera.

    Estoy muy agradecida a Chiqui y me sigo encomendando a él en múltiples ocasiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s