Misa en Montalegre en sufragio por “Chiqui”

1 DSC_4220El 17 de noviembre se celebró una misa en sufragio por el alma del siervo de Dios José María Hernández Garnica, en la iglesia de Santa María de Montalegre, donde reposan sus restos. Concelebraron D. José Carlos Martín de la Hoz, vicepostulador de la causa de canonización, y Mn. Xavier Argelich, rector de la iglesia. Este día se cumplían los 104 años de su nacimiento en Madrid.

2 DSC_4240La iglesia de Montalegre estaba llena de fieles, agradecidos por la vida entregada de este sacerdote con fama de santidad, que tantos favores concede a quienes se lo piden.

En la homilía, D. José Carlos sintetizaba la vida de este sacerdote en una frase: “sentido común y sentido sobrenatural” que define muy bien su personalidad y la respuesta generosa, llena de fe, a la voluntad de Dios.

3 DSC_4217Ni con 450 años de vida podemos llegar a ser santos, decía razonando al modo de D. José María. Debemos aprender a fracasar en el camino de la santidad. Por eso, cuanto antes nos desanimemos, mejor. Sólo contando con los medios sobrenaturales y la primacía de la gracia -y la obediencia- podemos llegar a la santidad.

4 DSC_4218La sepultura de D. José María en la capilla del Santísimo nos da esta lección: lo miramos a él, y nos dirige la vista al sagrario, de donde sacamos toda la fuerza.

Sentido común y sentido sobrenatural: conciencia de nuestra pequeñez y seguridad en el poder de Dios: este fue el secreto para que una persona “normal” como era él, fuera el soporte seguro en quien se pudo apoyar San Josemaría para hacer la Obra en España y en toda Europa, y alcanzar la santidad.

5 DSC_4225Terminó la homilía animándonos a pedirle mucho, mediante la Virgen, el crecimiento apostólico. Es el consejo que D. Chiqui dio durante su última estancia en Bélgica, ya enfermo, pocos meses antes de morir, a las tres primeras que empezaron la labor en ese país, que se lamentaban de la falta de frutos en su trabajo. Chiqui les dijo: “decidle a Jesús: “no nos trates como santos. Envíanos frutos, porque todavía somos personas débiles en la fe”. Al poco tiempo comenzaron a llegar vocaciones. D. José María ya había fallecido y, seguro, desde el cielo, había intercedido.

6 DSC_4244Antes de terminar la misa, recordó a todos el interés de pedirle favores: cuantos más mejor. Y de escribirlos, en señal de agradecimiento.

Seguidamente se rezó un responso ante la sepultura, terminando con el canto del Virolai.

Aquí se puede ver la homilía del vicepostulador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s