X Aniversario de la apertura del Proceso

El 28 de febrero se cumplen diez años de la sesión de apertura de la investigación diocesan sobre la Causa del Siervo de Dios José María Hernández Garnica. Tuvo lugar en la Cripta de la Basílica Pontificia de San Miguel, en Madrid, y estuvo presidida por Monseñor César Augusto Franco, Obispo auxiliar de Madrid.

Un poco de historia

La llegada de numerosos testimonios y recuerdos de quienes conocieron al Siervo de Dios, poco después de su muerte, llevó a Monseñor Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, a solicitar a la Santa Sede la apertura de la correspondiente Causa de Canonización.

Con autorización de la Santa Sede, el 26 de julio de 2003 se trasladó la jurisdicción de Barcelona, donde falleció el Siervo de Dios, a Madrid, ciudad en la que había nacido.

En respuesta a la petición del Postulador, el Cardenal-Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, publicó el Decreto de Introducción de la Causa de Canonización del Siervo de Dios, el 13 de enero de 2004.

Más adelante fue nombrado el Tribunal y las Comisiones correspondientes con el encargo de recoger todas las pruebas testificales y documentales, con las que poder elaborar un completo estudio sobre la vida de José María.

La Sesión de apertura

Sesión de apertura del Proceso; Basílica de San Miguel, 28-II-2005

Sesión de apertura del Proceso; Basílica de San Miguel, 28-II-2005

Un año después, el 28 de febrero de 2005, Monseñor César Augusto Franco, Obispo auxiliar de Madrid, en representación del Señor Cardenal, presidió la sesión de apertura de la investigación diocesana sobre la vida y virtudes del Siervo de Dios. Este acto, que tuvo lugar en la cripta de la Basílica Pontificia de San Miguel, abrió el proceso que la Iglesia exige para comprobar la posible santidad de este sacerdote e ingeniero que, desde 1935, formó parte del Opus Dei.

Iniciado el acto, el Postulador de la Causa, Dr. José Carlos Martín de la Hoz manifestó en su disertación que, cumpliendo el encargo del Prelado del Opus Dei, proponía a la Iglesia Archidiocesana de Madrid que tome la vida de José María “en consideración, y reúna todas las pruebas necesarias para examinarla con profundidad y determinar si puede ser considerado como ejemplo y como intercesor para todos los cristianos”.

Dr. José Carlos Martín de la Hoz en su intervención

Intervención del Dr. José Carlos Martín de la Hoz

Se refirió después a cómo intervienen los santos en nuestras vidas, cuando recordó que “la exigente y radical llamada a la santidad necesita testigos que nos ilustren en el camino y que nos motiven en la respuesta a la gracia de Dios que ese requerimiento comporta. Los santos son una ayuda constante en nuestra marcha hacia el Cielo. Su ayuda, su intercesión delante de Dios y su ejemplo, dinamizan nuestro camino, lo vigorizan”.

El Dr. Martín de la Hoz terminó su intervención solicitando “la asistencia del Espíritu Santo, a quien acabamos de invocar, para que nos ilumine en este trabajo que ahora comenzamos”.

“Nos tenemos que dar prisa para ser santos”

Vista parcial del público que asistió a la sesión de apertura

Vista parcial del público que asistió a la sesión de apertura

En su discurso, Monseñor César Franco habló también de la santidad personal. Destacó primero la belleza que encierra un proceso de canonización, porque equivale a “reconocer que la Santidad de Cristo es inagotable, que emana de su costado abierto, del costado de Cristo muerto y resucitado por todos nosotros. Quienes se acercan a él participan de la santidad de Cristo, que es lo que constituye en definitiva la vida más íntima, más hermosa de la Iglesia”.

Se refirió además a la implicación personal que este proceso supone, ya que “para todos nosotros (…) tiene que ser este acto una llamada clara y rotunda, a la santidad a la que todos en vida aspiramos. Y nos tenemos que dar prisa para ser santos”, pues –citando a Juan Pablo II, continuó– “la primera y fundamental respuesta que un cristiano ha de dar a la gracia bautismal es la de ofrecer su propia santidad a la Iglesia. Es la primera tarea, la fundamental que todos tenemos por haber recibido la gracia del bautismo”.

Monseñor Franco puso fin a sus palabras con la invocación a la Virgen, “reina y señora de todos los santos”, expresando que “estará encantada de que uno de sus hijos –si pasa por este proceso de discernimiento de la Iglesia– brille junto a ella en la gloria del cielo”.

Las personas que debían intervenir en el proceso, juntamente con el Señor Obispo, juraron cumplir fielmente sus tareas en el Tribunal o en las Comisiones. También el Postulador prestó juramento, y ofreció una primera relación de testigos que comparecerían en la Causa, entre los que se encontraban familiares y diversas personas que conocieron y trataron a José María, tanto en España como en otros países de Europa.

Finalmente, el Notario de la Curia levantó Acta. Con el canto de la Salve se dio por concluida la sesión.

Los siguientes pasos

El 17 de marzo de 2009 se clausuró esta fase diocesana del Proceso. Un año después, el 18 de marzo de 2010, la Congregación para las causas de los santos emanó el Decreto de validez de la investigación diocesana acerca de la vida y virtudes del Siervo de Dios.

Ceremonia del traslado a Montalegre, 11-XI-2011

Ceremonia del traslado a Montalegre, 11-XI-2011

El 21 de febrero de 2011, el Cardenal-Arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, solicitó a la Congregación para las causas de los santos autorización para el traslado de los restos del Siervo de Dios a la iglesia de Santa María de Montalegre, en atención a la creciente devoción y fama de santidad; y se concedió un mes después.

Finalmente, el 11 de noviembre de 2011 tuvo lugar la ceremonia del traslado de los restos del Siervo de Dios a la iglesia de Santa María de Montalegre, en un acto presidido por el Cardenal-Arzobispo de Barcelona.

El futuro

Mientras la Congregación para las causas de los santos estudia toda la documentación recogida, y juzgar sobre la heroicidad de virtudes del Siervo de Dios, su fama de santidad sigue creciendo y se va extendiendo por diversos lugares del mundo. Así lo prueban los numerosos favores que se reciben, y la difusión que están teniendo sus biografías, hojas informativas y estampas para la devoción privada.

De tantos favores tendrá que salir uno de tipo médico del que pueda probarse el carácter extraordinario de la curación y dar paso a la beatificación del Siervo de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s