Una rueda completamente roñosa

010En septiembre de 1939, dieron comienzo en las universidades españolas los cursos acelerados para recuperar el tiempo perdido en la guerra civil. Chiqui comenzó a asistir a las clases de la Escuela de Minas con el objetivo -como así fue- de terminar el último año de la carrera en marzo de 1940 y realizar el Proyecto fin de carrera.

Sus disposiciones de entrega a Dios en el Opus Dei, en fidelidad al espíritu de San Josemaría, las muestra en una carta a los miembros de la Obra de Valencia, escrita en Madrid, el 16 de noviembre de 1939: “Cuánto tenemos que empujar. Dios se ha empeñado en que tiremos para adelante y, o tiramos o, si no, nos atropellará el carro; yo, en vista de que soy una rueda completamente roñosa, le digo, lo más a menudo posible a la Virgen que me eche aceite para que no estorbe, porque lo que es solo no doy ni un paso. Tengo ganas de terminar la carrera en marzo poder y así vivir siempre con los míos”.

Cfr. Roturando los caminos. José Carlos Martín de la Hoz, Ed. Palabra, 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s