En el colegio Viaró

La llegada a Viaró, 20 de setiembre de 1972.  La labor de los colegios

A primeros de setiembre de 1972, tras diagnosticar a D. josé María Hernández Garnica en Pamplona la existencia de un carcinoma de células escamosas con grado moderado de diferenciación, en la base de la lengua, en la región submaxilar, se vio necesario iniciar enseguida un tratamiento de radioterapia de cuyo efecto dependerían las posibilidades de curación. Tras barajar diferentes posibilidades, los médicos aconsejaron su traslado a Barcelona para seguir el tratamiento.

Colegio Viaró

Colegio Viaró

Cuando se le comunicó el diagnóstico definitivo y las posibilidades de tratamiento, recibió con mucha serenidad toda la información. San Josemaría les escribió una carta, fechada en Roma, el 20 de setiembre: “He recibido tu última carta y le he dado muchas gracias al Señor por ese nuevo diagnóstico, que me hace pedir todavía con más insistencia tu curación al Señor y a nuestra Bendita Madre. Agradezco también a la Santísima Virgen la paz y el abandono que quiere mantener en tu alma. Sigue así, hijo mío, que tus molestias son clamor de oración a Jesucristo Nuestro Señor por esta Santa Iglesia suya”.

Precisamente el 20 de setiembre de 1972 D. José María Hernández Garnica se trasladó a Barcelona, plenamente consciente de la gravedad de su enfermedad. Para facilitarle el tratamiento, vivió en la residencia de profesores del Colegio Viaró, Centro de la Obra situado en las afueras de San Cugat del Vallés. Los dolores eran cada vez más fuertes. Los médicos le daban calmantes también para que durmiese por la noche. De todas formas, tenía muchas molestias.

Ermita de Viaró

Ermita de Viaró

De aquellos primeros días en Barcelona recordaba Adolfo Llorente, médico, que coordinó su atención en Barcelona: “Durante las primeras semanas que estuvo en Viaró solía pasear con frecuencia por los jardines y zonas deportivas del colegio; casi siempre le acompañábamos alguno de nosotros. Disfrutaba al ver el número tan elevado de alumnos del colegio, su buen aspecto y educación, cómo acudían al oratorio a visitar al Santísimo o cómo ponían flores a las imágenes de la Virgen del jardín. Nos resaltaba la gran labor de formación que, por iniciativa e impulso de nuestro Padre, se hacía en tantos colegios del mundo entero, y nos hacía considerar su gran visión sobrenatural”.

D. Ignasi Pujol

D. Ignasi Pujol

Precisamente 42 años después de ese día, en el oratorio del colegio Viaró ha celebrado su primera misa un antiguo alumno del colegio, D. Ignasi Pujol, ordenado en Roma el 10 de mayo por Mons. Javier Echevarría, prelado del Opus Dei.

Este es uno de los frutos por los que, con toda seguridad, D. José María Hernández Garnica rezó durante los meses que pasó en Viaró.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s