Camino de Roma en el J.J. Sister. La aprobación jurídica

D. Álvaro en Roma

Iglesia de Santa Engracia, Zaragoza

Iglesia de Santa Engracia, Zaragoza

El 25 de febrero de 1946 D. Álvaro del Portillo embarca en el puerto de Barcelona, en el J.J. Sister, acompañado de José Orlandis. San Josemaría lo envía a Roma para impulsar los trabajos jurídicos de la primera aprobación Pontificia del Opus Dei. Tras unos meses de numerosas gestiones D. Álvaro ve necesario solicitar a san Josemaría que, a pesar de su delicado estado de salud a causa de la grave diabetes, viaje a Roma.

.

En un pequeño Lancia

San Josemaría decide ir a Roma, y a primera hora de la tarde del miércoles 19 de junio, parte en coche de Madrid. Le acompañan de José Orlandis -que viajará con él a Roma-, D. José María Hernández Garnica y Miguel Chorniqué, que conduce el automóvil, un pequeño Lancia. Esa noche la pasan en un hotel de Zaragoza.

.

El Pilar y Montserrat

Nuestra Señora del Pilar

Nuestra Señora del Pilar

Nuestra Señora de Monserrat

Nuestra Señora de Monserrat

El día siguiente, festividad del Corpus Christi, San Josemaría celebra misa en una capilla lateral de la iglesia de Santa Engracia, a la que asisten los miembros de la Obra que se hallan en Zaragoza. Y, como de costumbre, va a rezar ante la Virgen del Pilar, rememorando los años en que llevaba en su corazón la jaculatoria: Domina, ut sit! De camino para Barcelona almuerzan en Lleida y se desvían del trayecto para ir al monasterio de Montserrat a suplicar la protección de la Moreneta y saludar al Abad Escarré, con quien tenía ya una amistad muy estrecha.

.

La Clínica

Llegan a Barcelona a media tarde y después de pasar por La Clínica, como se conocía familiarmente al centro de la Obra de la calle de Muntaner, donde pasarían la noche, San Josemaría está con sus hijos más jóvenes en El Palau, el primer centro de la Obra de la ciudad.

.

Nuestra Señora de La Merced

San Josemaría rezando ante Nuestra Señora de La Merced

San Josemaría rezando ante Nuestra Señora de La Merced

Por la mañana del viernes 21, antes de decir misa, San Josemaría dirige la meditación a sus hijos en el oratorio. De su oración se escapan dulces afectos de congoja. Fue una larga queja filial, sincera y vibrante de fe, buscando la respuesta del Cielo, confiado en que el Señor no podía dejar a sus seguidores en la estacada. ¿Qué será de nosotros?, decía tomando las palabras de boca de San Pedro: Ecce nos reliquimus omnia et secuti sumus te; quid ergo erit nobis? (Mt 19, 27):

¿¡Señor -le decía el Padre- Tú has podido permitir que yo de buena fe engañe a tantas almas!? ¡Si todo lo he hecho por tu gloria y sabiendo que es tu Voluntad! ¿Es posible que la Santa Sede diga que llegamos con un siglo de anticipación…? Ecce nos reliquimus omnia et secuti sumus te…! Nunca he tenido más voluntad que la de servirte. ¿¡Resultará entonces que soy un trapacero!?.

Y expone machaconamente al Señor, con amorosas razones, que todo lo han dejado para seguirle:

¿Qué vas a hacer ahora con nosotros? ¡No puedes dejar abandonados a quienes se han fiado de Ti!

Y, al compás y ritmo de media hora de oración suplicante, pide la intercesión de Nuestra Señora de la Merced, a la que visitan esa misma mañana en su Basílica, próxima al puerto, para encomendar aquel viaje.

.

En el J.J. Sister

J. J. Sister

J. J. Sister

A las once de la mañana San Josemaría y José Orlandis estan en el muelle, para embarcar. Pero tienen que volverse a La Clínica, porque una lluvia pertinaz retardaba la carga en el barco de una expedición de plátanos y fruta con destino a Suiza. Poco antes de las seis de la tarde comenzó la maniobra de salida del J.J. Sister. Cuando salieron a la mar hacía marejadilla y viento fresco, con ligeros chubascos. El viaje será accidentado.

.

Santa Fe del Montseny

Alfonso Par y Lluís Valls en el campamento de Santa Fe del Monseny

Alfonso Par y Lluís Valls en el campamento de Santa Fe del Monseny

A propósito de este viaje, D. Alfonso Par recoge en su testimonio un recuerdo de D. José María Hernández Garnica, tras partir el J.J. Sister: “Este mismo día, celebraba su fiesta onomástica Luis Valls, que estaba haciendo el servicio militar en el campamento de Santa Fe del Montseny. Fuimos en el coche de mi madre. Permanecimos allí hasta el anochecer. Durante las horas de paseo de los soldados nos reunimos en un sitio apropiado del bosque todos los de la Obra que estaban en el campamento y algunos chicos que participaban en los medios de formación. Me admiró el ánimo deportivo, alegre y abierto de D. José María. Se le notaba feliz entre gente joven, en el bosque y al aire libre sin importarle las molestias e incomodidades. Sin ningún envaramiento, atendió espiritualmente a aquellos soldados, algunos de la Obra y los otros amigos”.

.

cfr. José Orlandis Mis Recuerdos. Primeros tiempos del Opus Dei en Roma, Ed. Rialp, Madrid 1995

cfr Andrés Váquez de Prada El Fundador del Opus Dei, tomo III, Ed. Rialp, Madrid 2003

cfr. A. BALCELLS, Memoria ingenua, ed. Rialp, Madrid 2009.

cfr. Roturando los caminos. José Carlos Martín de la Hoz, Ed. Palabra 2013

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Camino de Roma en el J.J. Sister. La aprobación jurídica

  1. Pingback: Dos aniversarios a propósito del 20 de junio: Tía Carmen y el J.J. Sister | José María Hernández Garnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s