Camino del 70 aniversario de ordenación

San Josemaría llevaba tiempo buscando -con mucha oración, mortificación y trabajo- la fórmula canónica, dentro del derecho entonces vigente, para la ordenación de fieles del Opus Dei.

.

El 14 de febrero de 1943, en el Centro de mujeres del Opus Dei de la calle Jorge Manrique, durante la Misa, San Josemaría vio la solución para la ordenación de miembros del Opus Dei: ese día san Josemaría empezó a hablar de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

San Josemaría con los tres futuros sacerdotes, el 11 de mayo de 1944

San Josemaría con los tres futuros sacerdotes, el 11 de mayo de 1944

A partir de ese momento, Álvaro del Portillo, José María Hernández Garnica y José Luis Múzquiz, que serían los tres primeros que recibirían la ordenación sacerdotal, intensificaron el ritmo de sus estudios eclesiásticos y dieron los últimos pasos para conseguir un doctorado civil.

.

Tras el nihil obstat de la Santa Sede otorgado al Opus Dei en octubre de 1943, se dio paso a la erección diocesana de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, con la aprobación, el 25 de enero de 1944 de las nuevas Constituciones por Mons. Leopoldo Eijo y Garay. Quedaba abierto así el camino jurídico para que pudieran ordenarse sacerdotes algunos de sus miembros.

.

Entre diciembre de 1943 y junio siguiente, los tres ordenandos ultimaron su preparación tanto espiritual como académica, así como todos los detalles de la ordenación. Fueron meses de una gran intensidad. Los tres aceleraron el ritmo de sus estudios eclesiásticos, a la vez que realizaban otras muchas tareas que no se podían dejar, pues la escasez de brazos era grande; de ahí que impresionara a los demás el que mantuvieran la serenidad y la alegría ante el aumento de trabajo.

El Escorial

Monasterio de El Escorial

En una zona del Monasterio de El Escorial, san Josemaría les dirigió los días de retiro previstos en el derecho canónico antes de la ordenación, del 13 al 20 de mayo de 1944. En las meditaciones, les subrayó la grandeza del sacerdocio, el sentido de responsabilidad y el espíritu de servicio con que debían asumir la nueva misión que les iba a confiar la Iglesia. Insistió también en que «los sacerdotes no son los mejores, los más doctos, etc., en la Obra, sino aquellos que Dios ha querido que sean sacerdotes». También les sugirió la conveniencia de hacer confesión general antes de la ordenación.

Parroquia de la Concepción, en Madrid

Parroquia de la Concepción, en Madrid

.

Recuerda Francisco Ponz que “E1 12 de mayo me parece que, mientras los tres estaban de Ejercicios Espirituales con el Fundador, de nuevo en El Escorial, en la Iglesia Parroquial de la Concepción, se leyeron las Publicata que anunciaban la próxima ordenación. Y a su regreso, el día 20, pudimos ver a los tres ya con sotana, que salían para recibir la tonsura que les iba a convertir en clérigos”.

.

Todavía hoy recuerdan los agustinos aquella estancia: san Josemaría vivía en la habitación llamada del obispo y los tres ordenandos en las contiguas. La del obispo tiene una pequeña capilla, donde pasaron muchas horas de oración, y en ella san Josemaría les predicó y les enseñó a celebrar la Santa Misa.

San Josemaría con D. Leopoldo Eijo y Garay, en 1944

San Josemaría con Mons. Leopoldo Eijo y Garay, en 1944

Recibieron la Tonsura el 20 de mayo, a las ocho de la tarde, en ceremonia oficiada por Mons. Eijo y Garay en su capilla privada. A partir de ese momento, los tres vistieron el traje clerical. Al día siguiente, 21 de mayo, a las doce de la mañana y también en la capilla del Obispo, recibieron las órdenes menores de Ostiariado y Lectorado; y el 23 de mayo, en el mismo lugar, el Exorcistado y el Acolitado.

.

A continuación, san Josemaría les predicó otro curso de retiro espiritual —más breve que el anterior— y el 28 de mayo, tras superar los exámenes correspondientes, Mons. Marcelino Olaechea, Obispo de Pamplona, les confirió el Subdiaconado en el oratorio del centro del Opus Dei de la calle Diego de León. El 3 de junio recibieron el Diaconado de manos de Mons. Casimiro Morcillo, Obispo Auxiliar de Madrid, en la capilla del Seminario. Quedaban sólo 22 días para la ordenación sacerdotal.

.

cfr. Roturando los caminos. José Carlos Martín de la Hoz, Ed. Palabra 2013, y Alvaro del Portillo, Un hombre fiel, Javier Medina Bayo, Ed. Rialb, 2013.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s