Austria. A propósito de una errata

Un correo electrónico

“Me gustaría tener informaciones del proceso de canonización de Don José María. Le conocí hace muchos años.

En la pagina web sale un foto de Don José María detrás de una puerta de un coche pequeño. Al lado dos chicos. El de detrás, más grande, es Don Ernst Burkhart, el delante, más pequeño soy yo.

Abajo del foto está escrito: en un viaje en Inglaterra. Esto es un error: estaba en Austria, en el castillo “Albrechtsberg”, donde tuvimos un curso anual. (Quizás en el año 1969?)

Un saludo desde Graz! Rainer”

cocheHan pasado 45 años de aquella fotografía que fue tomada en el castillo austríaco de Albrechtsberg, en 1968, año de la intervención soviética en Checoslovaquia. Los dos austriacos que aparecen junto a don José María ahora son sacerdotes: Dr. Ernst Burkhart está en Roma y Dr. Rainer Tagwerker, autor del mail, en Graz.

.

D. José María y Austria

D. José María había sido Vicario regional de Francia en 1957; en septiembre de 1959 pasó a ser Delegado de San Josemaría para Inglaterra, Francia e Irlanda. Y en 1961 el Fundador de la Obra lo nombró su Delegado para Alemania y Austria; cargo que desempeñó hasta 1966 en que volvió a Inglaterra.

Ricardo Estarriol, que vivió el desarrollo de la labor apostólica en Austria, remarca que “sin la decisiva ayuda espiritual y humana prestada por don José María Hernández Garnica el desarrollo del apostolado de la Obra en Austria hubiera sido mucho más lento.” Sintetiza esa ayuda en tres aspectos: “por una parte contribuyó con su ejemplo y con sus consejos a que todos los de la Obra aumentáramos nuestro espíritu de oración y de santificación del trabajo. En segundo lugar, nos ayudó eficazmente a que cada uno de nosotros aumentara personalmente su celo apostólico y finalmente, en tercer lugar, puso un enorme empeño personal y físico por poner en marcha la primera labor corporativa de la sección de varones, que ha sido hasta la fecha un elemento central para el desarrollo de nuestro apostolado”. Lo mismo se puede decir sobre el desarrollo de la labor apostólica con mujeres.

Anteriormente a 1961 D. José María ya había estado dos veces en Viena, concretamente en marzo y abril de 1960, alrededor de la fecha en que llegaron a Viena las primeras mujeres de la Obra.

San Josemaría hizo la prehistoria de la labor apostólica en Austria

San Josemaría hizo la prehistoria de la labor apostólica en Austria

Lo recuerda María Luisa Dans: “De 1961 a 1967 estuve en Austria. El Padre había nombrado a D. José María Delegado de Austria -aunque vivía en Alemania-, y hacía visitas frecuentes a Viena: nos enseñaba de modo práctico a gobernar, a formar a las demás con cariño, fortaleza y reciedumbre. Las que estábamos allí -también los sacerdotes- éramos jóvenes y él, de un plumazo, nos dejaba un panorama amplio de cómo había que actuar”.

Y Carmen Mouriz añade: “Al día siguiente de nuestra llegada a Viena, D. José María nos enseñó la casa que más adelante llegaría a ser la Residencia de estudiantes Währing, nuestra primera obra corporativa en Austria. Es frecuente que cuando se empieza la labor en un país, los varones vayan por delante, y cuando el terreno está algo allanado, lo hacemos nosotras. Así lo quiso nuestro Padre. En este caso, como en tantos otros, los chicos hicieron las gestiones oportunas para que, al llegar, tuviéramos ya una casa”.

Las estancias de D. José María en Austria para impulsar la labor apostólica y sacar adelante las primeras residencias fueron frecuentes; también después de 1966. Por ejemplo, en junio de 1965, procedente de Roma, tuvo una larga estancia en la Región y participó en un largo encuentro formativo para miembros del Opus Dei en la Baja Austria: en el castillo de Wartholz, que prestó gratuitamente Otto de Habsburgo durante cuatro años.

.

Un consejo personal

Ricard Estarriol

Ricard Estarriol, corresponsal de “La Vanguardia”

En 1968 también tuvo una prolongada estancia en Austria y aprovechó para participar en agosto en un curso formativo con miembros del Opus Dei de la Región en el castillo de Albrechtsberg, una sede de de la Baja Austria, al norte de Danubio, que se alquilaba para este tipo de actividades.

Ricardo Estarriol estaba participando en ese curso anual en Albrechtsberg, y se le quedó bien gravado un detalle que muestra la preocupación de D. José María por la salud espiritual y física de todos.

En esas semanas de convivencia en el castillo de Albrechtsberg, el 20 de agosto de 1968, las tropas del Pacto de Varsovia entraron en Checoslovaquia para detener la reforma que estaban llevando los dirigentes comunistas checos y eslovacos. Ricardo, que había estado poco antes trabajando para su periódico en Checoslovaquia, tuvo que interrumpir el curso anual y regresar a Viena. No había hablado con su periódico y no había decidido todavía qué iba a hacer, pero recuerda que, antes de partir, D. José María le tomó en un aparte y, sin limitar su libertad de actuación, le hizo ver que podía ser un riesgo para su persona si intentaba entrar en aquel momento en el país. Tuvo razón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s