27 de abril de 1939: “Si me necesitas, haré un viaje enseguida aunque sea al fin del mundo”

Los padecimientos y vicisitudes de la guerra civil dejaron mermada la salud y el ánimo de Chiqui, hasta el punto de atravesar una profunda crisis en su respuesta a la llamada de Dios. José María se instala en San Sebastián, donde se incorpora al ejército nacional y comienza a preparar los exámenes de Ingeniería.

Desde allí, el 17 de abril de 1939, escribe a san Josemaría una carta muy significativa: “¡Por fin! dirá Vd. cuando vea estas líneas del hijo más desagradecido que tiene Vd.; me encuentro aquí arreglando mis asuntos; me he presentado en la Caja y estoy pendiente de la Junta de Clasificación y después me destinarán a un Regimiento; creo que probablemente será en esta ciudad, a Zapadores nº 6. Estuve cuatro días en Vitoria con mi madre que está viviendo ahí. Fui al Obispado a preguntar por sus señas y me dijeron que Usted estaba en Madrid y que en cambio José María Albareda residía en Vitoria. Después de algunas vueltas conseguí encontrar su pensión y visto que no estaba le dejé unas líneas y ya he recibido una carta suya. Cuando tenga las cosas arregladas definitivamente ya escribiré. Me encuentro en ésta después de una larga y penosísima soledad; casi igual de solo que antes y un poco frío; soy casi un náufrago que necesita un «salvavidas» y que me den una fuerte paliza para reaccionar, y tengo unas ganas muy grandes de poder charlar con Usted un rato para ver si me pongo al compás de todo”.

El 27 de abril de 1939 San Josemaría le responde por carta: “Queridísimo Chiqui: por los deseos tuyos puedes deducir los que tengo, de abrazarte y charlar. Si me necesitas, haré un viaje enseguida aunque sea al fin del mundo. Tú tienes la palabra. Anímate. Después de lo que has sufrido […], necesitas reponerte. Luego… ¡verás qué bien reaccionarás y qué bien trabajarás! Ánimo: yo te aseguro que, si me cumples el plan de vida que te di, habrás de bendecir la guerra, porque tendrás más experiencia y más reciedumbre para seguir trabajando”.

El Postulador, cuenta en el siguiente video la continuación de la historia: los intentos fallidos de recuperarle, sus dudas y finalmente el abrazo a San Josemaría, dispuesto a recomenzar con una fidelidad incondicional que marcará el resto de su vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 27 de abril de 1939: “Si me necesitas, haré un viaje enseguida aunque sea al fin del mundo”

  1. Pingback: Una gran verdad: “cuanto más se da, más se tiene” | José María Hernández Garnica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s