Un reloj que da presencia de Dios

San Josemaría con los tres primeros sacerdotes, en Roma, el 25-VI-1969, en el XXV aniversario de su ordenación sacerdotal

San Josemaría con los tres primeros sacerdotes, en Roma, el 25-VI-1969, en el XXV aniversario de su ordenación sacerdotal

El 25 de junio de 1969 se cumplían las bodas de plata sacerdotales de los tres primeros sacerdotes del Opus Dei, y san Josemaría dispuso las cosas para que lo pudieran celebrar juntos en Roma. Efectivamente, como narra Carmen Mouriz, san Josemaría fue preparando todos los detalles para ese día de fiesta. Se bordaron tres palias de gran dignidad, con fechas y motivos alusivos, para que las emplearan los tres sacerdotes en la Santa Misa de ese día. Además, había previsto san Josemaría en qué oratorio (…) la celebrarían. D. Álvaro celebró en el oratorio de Pentecostés, D. José María y D. José Luis en Villa Sachetti, en los oratorios del Corazón de María y en el Santo Cristo: “Se trataba de que todas pudiésemos participar, en la medida de lo posible, en ese destacado aniversario, en la Santa Misa de cada uno de los tres primeros sacerdotes”.

El día transcurrió en un clima sereno y de alegría. San Josemaría tuvo el santo orgullo de poder ver a sus hijos mayores en plena fecundidad apostólica, correspondiendo a la gracia de Dios. De hecho, D. Álvaro del Portillo será beatificado en Madrid el próximo 27 de setiembre y D. José María Hernández Garnica y D. José Luis Múzquiz están actualmente en proceso de beatificación.

Un tiempo después, ya en 1971, san Josemaría regaló un reloj a los tres primeros sacerdotes. D. José María, que por entonces vivía en Colonia, le escribió el 24 de enero de 1971, para agradecérselo y aprovechó la ocasión para pedirle que fuese a Alemania a verles: “Unas líneas para agradecerle el cariño que, otra vez más, me ha demostrado. El reloj me da mucha alegría y cada vez que lo miro, hago una jaculatoria pidiendo por Vd. He dicho a los de la Comisión que no dejen de encomendarle y también les he dicho que no hay ninguna seguridad pero que pidamos que su trabajo le permita pasar unos días esta primavera o este verano con nosotros”

cfr. Roturando los caminos, José Carlos Martín de la Hoz, Ed. Palabra, 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s