11 de enero de 2014. Centenario de Dora del Hoyo

Centenario de Dora del Hoyo. Chiqui y la marcha a Roma de Dora.

dora3El 11 de enero se cumple el centenario del nacimiento de Dora del Hoyo. Nació el 11 de enero de 1914 en Boca de Huérgano, un pueblo de León, al norte de España. Hija de agricultores, era la quinta de seis hermanos. En su casa se vivía una honda fe cristiana y de su familia aprendió el amor por el trabajo bien hecho y el gusto por las tareas de la casa.

Cursó estudios elementales y, muy joven, comenzó a trabajar como empleada del hogar. En 1939, al terminar la guerra civil española, se trasladó a Madrid, en busca de un horizonte para su vida. En 1945 fue contratada en la residencia de estudiantes La Moncloa, recientemente puesta en marcha por san Josemaría. El fundador del Opus Dei encontró en Dora una ayuda inestimable para cuidar el orden y facilitar al ambiente de familia, serenidad y alegría, que deseaba que hubiera entre los más de cien estudiantes que vivían en La Moncloa. Aportó toda su inestimable experiencia en la atención de los servicios de planchado, tintorería, limpieza y cocina. También para Dora este encuentro resultó decisivo, pues descubrió una nueva dimensión de su vocación cristiana: comprendió que podía ofrecer a Dios su trabajo bien hecho, que era un medio para hacerse santa y contribuir a la santificación de los demás.

En 1946 Dora fue a colaborar en la puesta en marcha de una nueva residencia en Bilbao. En esa ciudad, el 14 de marzo de 1946, pidió la admisión en el Opus Dei para difundir, a través de su trabajo, la llamada universal a la santidad en todos los ambientes.

Dora1Meses más tarde, San Josemaría le propuso trasladarse a Roma para atender –con otras mujeres- el primer centro del Opus Dei en Roma. Rosalina López Martínez refiere sobre ese momento, y resaltando el modo tan familiar de gobernar de D. José María Hernández Garnica, “que el día 24 de diciembre nos predicó una meditación muy entrañable. Contó que nuestro Padre le había escrito desde Roma y deseaba que en cuanto se pudiera, fueran sus hijas a la Ciudad Eterna. A Dora y a mí, ya en Molinoviejo, san Josemaría nos había dicho que nos llamaría a Roma pronto: había llegado el momento. D. José María meditaba en voz alta sobre la alegría de nuestro Padre de ver la primera expansión de las mujeres… ¡al mundo entero!; sobre cómo se apoyaba toda la Obra en nuestro trabajo, apostolado de apostolados… Se notaba que el suyo era un mismo sentir con nuestro Fundador. Tres días después, el 27 de diciembre nos vinimos a Roma. D. José María se ocupó de conseguir todo lo que pensaba -o sabía- que hacía falta: desde las maletas y algunos objetos para la casa hasta una mantelería y algo de comida para los primeros momentos romanos”.

unaluzencendidaDesde ese día y hasta la fecha de su muerte, Dora, con su trabajo y su fidelidad, fue un apoyo para el fundador del Opus Dei. Trabajó con abnegación e iniciativa en la puesta en marcha de la sede central del Opus Dei y desde 1974 en el Colegio Romano de la Santa Cruz, donde universitarios de todo el mundo incrementar su formación filosófica y teológica. Por su ejemplo y buen hacer, mucha gente joven aprendió de su espíritu de santificación en el trabajo ordinario, de su sentido de responsabilidad, de su afán transmitir mundo la alegría de saberse hijos de Dios. Falleció el 10 de enero de 2004. Sus restos mortales reposan en Santa María de la Paz, Iglesia prelaticia del Opus Dei, en el mismo lugar donde se encuentran y veneran los restos del fundador, san Josemaría Escrivá de Balaguer, y de su primer sucesor,monseñor Álvaro del Portillo, reflejando así lo que Dora ha supuesto en el servicio que la Iglesia ha encomendado al Opus Dei.

Cfr. Una luz encendida. Dora del Hoyo. Javier Medina Bayo, ed. Palabra, Madrid 2011 y Roturando los caminos, José Carlos Martín de la Hoz, ed. Palabra, Madrid 2012

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 11 de enero de 2014. Centenario de Dora del Hoyo

  1. Victoriano Asenjo de la Torre dijo:

    Fui residente de la residencia de estudiantes Moncloa de 1979 a 1981 y los dos años siguientes fui adscrito. Guardo recuerdos imborrables de esa estancia. Hace unos días he vuelto a Roma a la Iglesia Santa María de la Paz, a dar gracias a Dios y a San Jose Maria por su intercesión, también visite la tumba de Dora del Hoyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s