El fallecimiento del padre de Chiqui, 28-VIII-1934

José María Hernández Delás, padre de "Chiqui"

José María Hernández Delás, padre de “Chiqui”

El padre de D. José María se llamaba José María Hernández Delás, y había nacido en Valencia, en 1871. Provenía de una familia de marinos. Su padre, José María Hernández García de Quesada, natural de Motril (Granada), criado en Barcelona, era marino y había participado en diversas misiones en el Atlántico y en Filipinas; finalmente fue Comandante de Marina de Tarragona. Se casó con Concepción Delás y Foxá, natural de Girona (cfr. J. F. GONZÁLEZ DE CASTEJÓN, Genealogía de la familia Hernández, edición particular, Madrid 2009).

José María Hernández Delás era el mayor de tres hermanos. Cursó sus estudios de bachillerato en Barcelona. Se trasladó a Madrid para estudiar la prestigiosa carrera de Ingeniero de Caminos. Lucía una barba muy elegante. Después de concluir los estudios se decidió por la investigación y desarrollo de la electricidad en España.

Era un hombre recto, sereno, de carácter fuerte. Tenía, como era normal entre los ingenieros de la época, una gran admiración por Alemania, adonde había viajado muchas veces. En uno de los viajes a París adquirió uno de los primeros coches que circularon en España. Su mentalidad europea le llevó a procurar que sus hijos aprendieran alemán, además de inglés y francés.

Desarrolló su categoría profesional y buen hacer en la empresa Electra de la capital de España, hasta que en 1920 ascendió a Inspector del Cuerpo de Ingenieros. Desde 1929, perteneció al Consejo de Obras Públicas del Ministerio de Fomento.

Los padres de José María, Adela y José María se conocieron en Madrid. Tras un noviazgo al estilo de la época, que comenzó en el madrileño Parque del Retiro, se comprometieron. Estuvieron siempre muy enamorados. La boda se celebró el 10 de abril de 1899 en el Palacio episcopal de Madrid y bendijo el enlace Mons. José María de Cos, entonces Obispo de Madrid-Alcalá.

Procuraron dar una esmerada educación cristiana a sus hijos. Vivieron en Madrid, en el barrio de Salamanca. Primero, en el número 49 de la calle Claudio Coello. Posteriormente se trasladaron a Recoletos número 10, esquina a la calle Villalar y, finalmente, a Conde de Aranda número 14.

El 28 de agosto de 1934, mientras estaban veraneando en Noja, el padre de Chiqui empezó a tener grandes dolores. Le trasladaron al hospital de Santander, donde murió a las pocas horas, a causa de una peritonitis. Se da la circunstancia de que un año antes había fallecido Joaquín Hernández Delás, el hermano de su padre, de una septicemia fulminante.

Este inesperado fallecimiento supuso un duro golpe para Chiqui, le dio que pensar y le llevó a replantearse el sentido de su existencia y la necesidad de estar más cerca de Dios. Había terminado segundo de carrera. Hasta entonces, su vida espiritual había sido la normal entre los jóvenes católicos de la época: algunas oraciones a lo largo del día y la asistencia a la misa dominical con sus padres. Como muchos alumnos del colegio El Pilar, perteneció a la Congregación mariana allí establecida. Poco después de regresar a Madrid, conoció al Fundador del Opus Dei y, a través de él, Dios encauzó los deseos de conversión y de mejora espiritual que habían brotado en su interior con ocasión de la muerte de su padre.

cfr. ROTURANDO LOS CAMINOS, ed. Palabra, 2012, de D. José Carlos Martín de la Hoz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s