Reseña de la misa en sufragio por D. José María

El pasado 9 de diciembre se celebró en la iglesia de Santa María de Montalegre una misa en sufragio por el alma de D. José María Hernández Garnica, con ocasión del aniversario de su fallecimiento, el 7 de diciembre de 1972.

El rector de Montalegre, Mn. Francesc Perarnau, explicó el sentido de esta eucaristía, que era el de encomendar a Dios el alma de D. José María Hernández Garnica, cumpliendo así con el deber cristiano de orar por los difuntos.

A ello se añadía también una deuda de agradecimiento, convencidos como estaban los fieles presentes, de la santidad de vida de este Siervo de Dios, de la eficacia de su intercesión ante Dios Nuestro Señor, para la conversión de las almas, y del ejemplo de vida cristiana que dio. Los abundantes testimonios de gracias obtenidas después de acudir a este siervo de Dios así lo atestiguan.

Ordenación sacerdotal

Como es conocido, comenzó a frecuentar, cuando era estudiante de ingeniería, antes de la guerra del 1936-39, las actividades iniciadas en Madrid por San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, y sufrió en aquellos años muchas penalidades, como la prisión y el peligro de ser asesinado. Terminó los estudios, después de la guerra, y obtuvo el grado de ingeniero de estudios forestales y también el Doctorado en Ciencias Naturales. Mientras, fue realizando con brillo y profundidad los estudios de filosofía y teología, haciendo sus exámenes en el seminario de Madrid, y junto con Álvaro del Portillo y José Luis Múzquiz, fue uno de los primeros miembros del Opus Dei que en 1944 recibió la ordenación sacerdotal.

Curso de retiro en Reixac

Mons. Escrivá le encomendó especialmente la atención espiritual de las labores apostólicas que promueven las mujeres del Opus Dei. Junto con sus otros dos compañeros, les distribuyó la geografía de la Península a fin de atender las incipientes labores de la Obra. A él le tocó especialmente hacer viajes a Barcelona, donde predicó muchos retiros y cursos de retiro espiritual. Se conservan algunas sugestivas fotografías, con algunos grupos de asistentes a los que se dieron en una casa de Reixac.

Muy pronto recibió el encargo de ir a varios lugares de Europa a ayudar a los miembros de la Obra, hombres y mujeres, que iniciaban las labores en Suiza, Irlanda, Francia, Alemania, donde pudo aprovechar la experiencia adquirida en Cataluña. Se distinguió por su capacidad de adaptarse al talante de cada lugar.

Volvió a Barcelona, por la posibilidad de que aquí pudieran tratar radiológicamente con éxito un tumor en la garganta, pero Dios dispuso que en Barcelona fuera su traspaso. Y aquí lo vio por última vez en la tierra San Josemaría. Después de estar con él, despedirse de él, rezar por él, y hacer rezar, en una reunión multitudinaria con miembros de la Obra y personas amigas, en la Escuela Deportiva Brafa, en Nou Barris, habló del ejemplo que daba con la firmeza y el sentido sobrenatural con que aceptaba su enfermedad.

Muchos fieles que saben esto han expresado el interés para que se extienda más aún esta devoción y que progrese rápido su proceso de canonización, de manera que, lo antes posible, si es voluntad de Dios, la Iglesia reconozca formalmente su santidad. El rector de Montalegre insistió en su homilía que era responsabilidad de todos los presentes que esto se haga realidad. De cada uno depende dar testimonio de la devoción que se le tiene y escribir los favores obtenidos.

Los santos en el mundo, en palabras de Benedicto XVI en la reciente Exhortación apostólica “Verbum Domini“, son “como un rayo de luz que sale de la Palabra de Dios”. D. José María Hernández Garnica tomó ejemplo de uno de los santos mencionados por Benedicto XVI, San Josemaría Escrivá y de “su predicación sobre la llamada universal a la santidad”, para decirlo con palabras del Santo Padre en la aludida Exhortación apostólica.

Mn. Francesc hizo un repaso al trabajo realizado por la comisión que impulsa su devoción a lo largo del último año: edición de ABRIENDO HORIZONTES, presentación de la biografía por el Postulador, edición de estampas, etc. También señaló los objetivos más inmediatos, como son el de recoger un mayor número de testimonios y favores conocidos, que acrediten la extensión de la devoción a D. José María Hernández Garnica. Y, en su momento, pedir ayudas para las obras que sean necesarias para adaptar un lugar adecuado donde poder trasladar sus restos, que ahora están en el cementerio de Montjuic, si la autoridad eclesiástica lo considera oportuno, y hacer así más fácil que todos los que le tienen devoción privada puedan acudir a rezar.

Hubo un acompañamiento de órgano durante la misa a cargo de Josep Masabeu, y se acabó con el canto del Virolai. Asistieron unas doscientas personas.

Muchos de los presentes aprovecharon para llevarse la nueva estampa con la oración para la devoción privada que acaba de editar la iglesia de Montalegre, pues la anterior se había agotado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s