Un regalo en el cumpleaños de Chiqui

Hoy es el 108 aniversario de D. José María Hernández Garnica, que nació en Madrid el 17 de noviembre de 1913.

Un buen día para leer la nueva hoja informativa que se acaba de publicar, que puedes descargar.

También puedes venir a la misa que se celebrará hoy en Montalegre a las 19h, en sufragio por su alma.

Seguro que hoy don Chiqui está más predispuesto a escuchar las peticiones de favores. Aprovecha para pedirle cosas. Así nos lo aconsejó el Sr. Cardenal, arzobispo emérito de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, en la misa que celebró el pasado 11 de noviembre, con motivo del Xº aniversario del traslado de sus restos a la iglesia de Santa Maria de Montalegre.

Xº aniversario entre andamios

Hernández Garnica, un «cristiano que vivió la vida con fidelidad y generosidad»

El 11 de noviembre de 2011, el Cardenal Luis Martínez Sistach, entonces Arzobispo de Barcelona, ​​presidió el traslado de los restos del siervo de Dios José María Hernández Garnica, presbítero, a la sepultura de la iglesia de Santa María de Montalegre.

10 años después quiso unirse a la celebración de este aniversario presidiendo la eucaristía en sufragio por el alma de D. José María y en agradecimiento a Dios por tantas gracias concedidas en estos años por su intercesión. Concelebraban también Mn. Ignasi Font, vicario para Cataluña de la prelatura del Opus Dei y Mn. Xavier Argelich, rector de la iglesia.

Los andamios que ocupan gran parte de la nave, por las obras de rehabilitación de la cubierta, daban a la ceremonia una nota singular, recordando a los ciento cincuenta asistentes la implicación de todos los cristianos en la construcción de la Iglesia y en la labor evangelizadora en todo el mundo, a ejemplo de D. José María Hernández Garnica.

En la homilía, el Sr. Cardenal, haciendo referencia a las palabras del evangelio —quien come mi cuerpo y bebe mi sangre está mí y yo en él—, resaltó las dos dimensiones de la vocación que vivió el siervo de Dios, como laico y como sacerdote, fundamentada en la eucaristía, en la presencia de Dios en su vida. «Es decir, un cristiano que quiere vivir su vida con intensidad, con fidelidad, con generosidad».

«Lo peculiar de un laico, de una laica cristiana —comentó— es estar presentes en el mundo para aportarle los valores del Evangelio. Estar presentes en el mundo de la familia, en el mundo de la política, de la cultura, de la economía, de la ecología, etc. Lo hizo también nuestro querido hermano José María, siervo de Dios».

Recordó también los años de trabajo de don Chiqui —así le conocían amigos y familiares— como ingeniero en varias empresas. Destacó los valores de un santo, que pueden encontrarse en «la vida de nuestro hermano José María, es decir, un cristiano que quiere vivir su vida con intensidad, con fidelidad, con generosidad». Un ideal de vida que vivió siguiendo las enseñanzas de san Josemaría. «Es lo que nosotros debemos hacer también en nuestra vida cristiana. Ser cristianos, pero ser cristianos con la mayor autenticidad posible».

«Nuestro siervo de Dios era un hombre que escuchaba a Dios Nuestro Señor en la oración, y estaba disponible para lo que Dios quería. Y el Señor le pidió un paso más, una nueva vocación. La vocación sacerdotal; el sacerdocio ministerial. Una vez ordenado ejerció el ministerio durante treinta y dos años, desde 1944 a 1972». El fundador del Opus Dei le confió el impulso del apostolado con las mujeres, así como el desarrollo de la labor apostólica en Barcelona, ​​en España, y también en otros países de Europa, en Francia, Inglaterra… identificándose con la lengua y la cultura de cada lugar.

A lo largo de la homilía, el Sr. Cardenal animó a los presentes «a pedir la intercesión del siervo de Dios por nuestras necesidades espirituales y temporales, nuestras y también sociales». Y también a imitarle, pues, «viendo que él va camino hacia los altares, también nosotros debemos procurar alcanzar la santidad».

Al terminar la eucaristía y el responso final, el Cardenal Martínez Sistach se despidió de los presentes deseando «que pronto ya no le digamos siervo de Dios, sino que le llamemos beato y después santo».

Por su parte, Mn. Xavier Argelich agradeció la presencia del Sr. Cardenal y que hubiera hecho posible, como Arzobispo de Barcelona, ​​el traslado del siervo de Dios a la iglesia de Montalegre, que ha facilitado un notable incremento de su devoción. Además, la presencia de Mn. José María Hernández Garnica ha servido de estímulo y modelo en la labor evangelizadora y de labor social que se lleva a cabo en torno a la iglesia de Montalegre.

Finalizada la ceremonia algunas familias y devotos del siervo de Dios saludaron al Sr. Cardenal

Aniversarios de Chiqui

El 11 de noviembre se cumplen 10 años del traslado de los restos mortales de D. José María Hernández Garnica a Montalegre. Ese día comienza la preparación del 50 aniversario de su fallecimiento, el 7-XII-1972 en Barcelona. El 2022 será el año de Chiqui en Montalegre y para quienes lo tienen como amigo e intercesor.

El siguiente vídeo es un recuerdo breve del traslado. Te gustará recordarlo si participaste en la ceremonia, o hacerte presente ahora por primera vez. Compártelo.

Y no faltes a la misa del próximo día 11…

«Abriendo horizontes»: audiolibro y libro electrónico

Ofrecemos en audio el libro electrónico «Abriendo horizontes». Una biografía breve y a la vez completa de D. José María Hernández Garnica, uno de los tres primeros sacerdotes del Opus Dei que difundió el mensaje de santidad en medio del mundo en toda Europa.

Es una edición gratuita en epub del libro Abriendo horizontes, semblanza de D. José María Hernández Garnica escrita por José Carlos Martín de la Hoz. Se trata de una biografía breve y al mismo tiempo completa, amena y con una buena selección de fotografías.

Aquí puedes descargar el libro en epub.

Chiqui, atento al sufrimiento e incertidumbres de los demás

Un centenar de personas asistieron ayer en la iglesia de Montalegre a la misa que se celebra anualmente en sufragio por el alma de D. José María Hernández Garnica. El día elegido coincidía con el aniversario de su nacimiento, en 1913.

La situación de pandemia actual y las restricciones sanitarias condicionaron el aforo limitado en la nave de la iglesia.

Mn. Xavier Argelich, rector de la iglesia de Santa María de Montalegre, que presidía la concelebración, comenzó la homilía recordando los motivos que nos habían congregado: por un lado el agradecimiento por tantos favores como se consiguen a través de la intercesión de Mn. Chiqui, como familiarmente se dirigen a él sus devotos; y de otro, ofrecer sufragios, pues, aunque está iniciado el proceso de canonización, hasta que la Iglesia no se pronuncie sobre su santidad, tenemos el deber de rezar por su alma.

Recordó que San Josemaría se apoyó mucho en D. José María Hernández Garnica desde los inicios del Opus Dei y también después en la expansión por muchos países, a pesar de que no se le dieran bien los idiomas. Por su parte, él siempre correspondió con una confianza plena en la gracia de Dios.

Durante la guerra civil española sufrió mucho, tanto física como anímicamente. De hecho, él mismo recordaría años después con agradecimiento un encuentro «casual» -fue providencial- en Madrid con el beato Álvaro del Portillo en los inicios del conflicto bélico, que le confortó y reafirmó en su vocación en momentos de especial oscuridad.

Estos hechos le marcaron, e hicieron que a lo largo de su vida tuviera una especial sensibilidad para ayudar y reconfortar a las personas en las dificultades propias de los inicios apostólicos en diferentes países. No porque con su presencia se resolvieran los problemas, sino por la forma en que los afrontaba, lleno de sentido común y sobrenatural, de optimismo y alegría.

Estamos en un momento adecuado para considerar estos aspectos de su vida, porque vivimos momentos de incertidumbre, enfermedad, dificultades de trabajo, falta de relación social, desánimo, miedo, … El nos comprende y conforta.

Mn. Xavier también recordó cómo, en los meses pasados ​​de confinamiento más duro, con muy poca afluencia de fieles en Montalegre, por la falta de movilidad, los sacerdotes rezaban a diario ante la sepultura de Mn. José María, por todos sus devotos y feligreses: ¡cuida de ellos!

En este sentido son muy adecuadas las consideraciones de la encíclica Fratelli tutti del Papa Francisco, para ser sensibles a las necesidades de tantos que sufren y necesitan de nuestra ayuda y consuelo. El ejemplo de don Chiqui nos puede ayudar a ponerlo en práctica.

Terminada la misa se rezó un responso ante su sepultura, seguida del canto del Virolai.

Aquí está un vídeo de la ceremonia, con la homilia:

Chiqui, más fuerte que el Covid’19

Desde la vela silenciosa en la capilla del Santísimo de la iglesia de Montalegre, D. José María Hernández Garnica intercede por todos en estos momentos de especial necesidad. Dificultades de trabajo, enfermedad, incertidumbre, consuelo, … Él es cercano y hace suyos los sufrimientos de todos.

Siempre puedes venir a pedir o agradecerle, o nos puedes escribir, y lo haremos por ti. Durante los meses de confinamiento más duro han llegado correos electrónicos de Río de Janeiro, Panamá, San Salvador, … Por todos se ha pedido personalmente ante su sepultura.

Como cada año, el próximo martes día 17, aniversario de su nacimiento, se celebrará una misa en sufragio por su alma. Es un encuentro anual de todos aquellos que le tienen devoción y están agradecidos.

Si tienes alguna intención particular por la que pedir, la puedes hacer llegar por correo electrónico y se tendrá presente en las peticiones.

¡Felicidades, Chiqui!

Que no falte hoy tu felicitación. Es el santo de D. José María Hernández Garnica, Chiqui para los amigos.

Estampa castellano (cara 1)Era una persona muy agradecida. Y lo sigue siendo, como consta por los numerosos testimonios de favores que llegan. Más aún lo será en un día como hoy. Pídele por tanta gente que sufre las consecuencias del coronavirus. Si no la tienes a mano, aquí puedes descarga la estampa

Estos días son una ocasión para ganar en amistad con este buen sacerdote en proceso de canonización. Estos DVD te ayudarán a conocerlo mejor.

Documental «Por los caminos de Europa» (27′). Un recorrido por su vida:

O respuestas cortas del director de la oficina para las causas de los santos y de Teresa Temas, sobrina de Mn. José María.

– Si quieres profundizar sobre aspectos de su vida, aquí tienes algunas exposiciones largas de D. José Carlos Martín de la Hoz:

«El valor de la fidelidad»; acto inaugural del centenario (2013) en la Facultad de Comunicación Blanquerna, Universidad Ramon Llull, de Barcelona:

Presentación de la biografía «Roturando los caminos», en la iglesia de Santa María de Montalegre:

Coloquio «Las santas del siglo XXI» (13-II-2020), en la iglesia de Santa María de Montalegre:

Si no tienes a mano sus biografías, aquí puedes descargar gratuitamente el perfil biográfico «Abriendo horizontes»

Y una última cosa: ahora que tienes tiempo, aprovecha para escribir los favores que tengas pendiente, o los que te haga en estos días. Son importantes para seguir impulsando el proceso de canonización. Él te lo agradecerá. Escribe a:  jmhg@montalegre.org.

 

Opus Dei: 1928, 1930, 1943. El despligue en el tiempo de una misma luz de Dios

14 SSXXIMedio centenar de personas participaron en el coloquio con D. José Carlos Martín de la Hoz en el salón de actos de Montalegre, el 13 de febrero, bajo el título «Las santas del siglo XXI». Tras la bienvenida de Mn. Xavier Argelich, rector de Montalegre, Marta Beriain presentó al conferenciante y moderó las intervenciones finales. El objetivo de este acto era recordar y agradecer el fecundo trabajo apostólico llevado a cabo por las mujeres del Opus Dei en el mundo entero, con motivo del 90 aniversario de su fundación.

05 SSXXID. José Carlos comenzó su intervención con una cita de Conversaciones con Josemaría Escrivá de Balaguer (ed. Rialp, Madrid 1987, n.68):

La Obra no se basa en el entusiasmo, sino en la fe. Los años del principio –largos años– fueron muy duros, y sólo se veían dificultades. El Opus Dei salió adelante por la gracia divina, y por la oración y el sacrificio de los primeros, sin medios humanos. Sólo había juventud, buen humor y el deseo de hacer la voluntad de Dios. Desde el principio, el arma del Opus Dei ha sido siempre la oración, la vida entregada, el silencioso renunciamiento a todo lo que es egoísmo, por servir a las almas”

16 SSXXIEstas palabras contienen un apretado resumen del espíritu del Opus Dei y también un delicado elogio de quienes siguieron a su Fundador en los primeros años, cuando estaba todo por hacer. Vivieron de su fe en Dios y de su confianza en San Josemaría. Ese es el caso del siervo de Dios José María Hernández Garnica, y de otros muchos y otras muchas que le acompañaron en el camino. En ellos descansaba San Josemaría.

22 SSXXIEs conmovedor que cuando san Josemaría celebra la misa el 14 febrero de 1930 -se cumplen ahora 90 años- ocurre algo muy sencillo: lo que ya había visto el 2 de octubre de 1928, cuando recibe esa sobreabundancia de luz, percibe que el Señor le pedía que, con la misma urgencia con la que se puso a trabajar con hombres, trabaje también con mujeres. Y es más impresionante todavía que 13 años después san Josemaría, celebrando la misa en el primer centro de mujeres del Opus Dei, vuelve a tener sobreabundancia de luz porque andaba buscando una solución para incardinar sacerdotes del Opus Dei y para que los sacerdotes del mundo entero pudieran vivir el espíritu de la Obra. La fórmula llegó aquel día con la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz inscrita e indisolublemente unida a la prelatura del Opus Dei. Es el despliegue en el tiempo de una única luz.

24 SSXXIY su confesor le confirma: «eso es tan de Dios como lo demás». San Josemaría se puso a trabajar inmediatamente, y a pedirle a esas mujeres que fueron llegando a la Obra, lo mismo que a los hombres: entrega total a Dios, trabajo incansable, amor a Dios y a las almas y fidelidad en la amistad.

Si San Josemaría pudo marchar a Roma en 1946 para impulsar el crecimiento y la expansión desde el corazón de la Iglesia en el mundo entero, lo que precisamente coincidía con el nacimiento de las primeras vocaciones y el desarrollo de las labores apostólicas impulsadas por las mujeres de la Obra, había sido posible porque había dejado aquí, como su «alter ego», a don José María Hernández Garnica. Ellas correspondieron a la confianza de nuestro Padre y fundador y vivieron la unidad con él tan estrechamente que le llamaban «don José María el nuestro».

25 SSXXIAl hilo de la expansión del Opus Dei en el mundo se han ido enlazando las anécdotas sobre los ejemplos de santidad de D. José María, del beato Álvaro del Portillo, y de las primeras mujeres del Opus Dei; entre ellas de la beata Guadalupe Ortíz de Landázuri: la sintonía completa de D. Álvaro con san Josemaría en su primer viaje a Roma, o los inicios de Guadalupe en Montefalco, del Tomás Álvira y Paquita Domínguez, etc.

30 SSXXIEn el coloquio posterior se han compartido diferentes testimonios de devoción, alguna curación extraordinaria, aclaraciones sobre cómo se desarrollan los procesos de canonización, etc. El coloquio ha concluido aninmando a los presentes a ser tenaces en la petición de favores, sseguro de la eficacia del poder intercesor de estas personas en proceso de canonización.

En los enlaces que siguen pueden verse las intervenciones:

Bienvenida del rector y presentación de Marta Beriain

Intervención de D. José Carlos Martín de la Hoz

En el coloquio posterior, D. José Carlos respondió a las siguientes preguntas:

Algunas anécdotas del matrimonio Tomás Alvira y Paquita Domínguez

Anécdotas a propósito del testimonio de una curación del beato Álvaro

¿Cómo se puede confirmar en un proceso la heroicidad de virtudes de una persona?

¿Cómo se pueden enviar favores? ¿Tiene interés hacerlo, si son cosas pequeñas?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mujeres santas del siglo XXI

90 aniversario de la labor de la Obra con mujeres.

Guadalupe
Guadalupe Ortiz de Landázuri, en México

El próximo 13 de febrero, como preparación de la fiesta del 14 de febrero, 90 aniversario del inicio de la labor de la Obra con mujeres, D. José Carlos Martín de la Hoz participará en una mesa coloquio en el salón de actos de la iglesia de Santa María de Montalegre. D. José Carlos es el director de la Oficina para las Causas de los Santos del Opus Dei en España desde hace dieciocho años.

191105 PORTADA CASTELLAEn Montalegre está enterrado José María Hernández Garnica, que fue uno de los que siguió a San Josemaría en los primeros años del Opus Dei, cuando estaba todo por hacer. Vivió de su fe en Dios y de su confianza en San Josemaría. Y participó muy directamente en el crecimiento y expansión de la labor apostólica del Opus Dei con mujeres, primero en España y después en la mayoría de países de Europa, donde asistió a la llegada de las primeras vocaciones, colaboró en la instalación de residencias de estudiantes, centros de formación para la mujer, puesta en marcha de iniciativas sociales, etc.

A partir de D. José María Hernández Garnica, D. José Carlos hará un recorrido por la vida de mujeres del Opus Dei que, en estos noventa años, han aportado a la Iglesia y a nuestra sociedad una santidad verdadera, heroica y fiel, y que actualmente tienen iniciado el proceso de canonización. Es el caso de la beata Guadalupe Ortiz de Landázuri, la Venerable Montserrat Grases y, también, de las siervas de Dios Dora del Hoyo, Encarnita Ortega Pardo, Laura Busca Otaegui, y Paquita Domínguez Susin.

Su intervención estará salpicada de anécdotas y vivencias inéditas de cada una de estas mujeres, que completará en el coloquio posterior que concluirá el acto.

Montalegre 13 II cast

¡Misión cumplida!

«Levantó el brazo con el puño en alto y el dedo gordo hacia arriba, haciendo un gesto como si quisiera decir “misión cumplida”, y con una sonrisa se despidió de sus amigos y de las enfermeras presentes, con ojos de agradecimiento por todo lo que habían hecho por él

Y su corazón dejó de palpitar.

Así se fue al cielo, sencillamente, con una sonrisa en su rostro.»

De este modo Xavier Margenat recrea la muerte de D. José María Hernández Garnica en la biografía juvenil «La historia de Chiqui». Pau Morales le da forma en uno de los dibujos.

Este libro, de la editorial ADADP, se presentó ayer en la iglesia de Santa María de Montalegre, con ocasión de la eucaristía en sufragio por el alma de D. José María Hernández Garnica que anualmente se celebra en Montalegre por estas fechas.

Un numeroso grupo de fieles, devotos de este sacerdote, llenaba la nave del templo. Cada uno con su historia y motivos de agradecimiento: la solución de un serio problema con un hijo; un trabajo que llega después de un tiempo de paro y de especial angustia, una enfermedad que desaparece repentinamente, o una alianza de los abuelos, perdida, que aparece inexplicablemente tras invocar su intercesión. Todo el mundo pudo ofrecerle la santa misa y, al terminar el responso, pasar a besar la lápida de la sepultura para agradecerle unos favores y pedirle otros.

Mn. Xavier, rector de Montalegre, resaltó cómo la coincidencia de la misa con la fiesta litúrgica de la dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo y, en Barcelona, de la catedral, era un motivo de alegría para todos, pues nos hacía unir las oraciones por D. José María Hernández Garnica a la petición por la Iglesia, el Papa y el Cardenal de Barcelona. San Josemaría siempre quiso servir a la Iglesia como ella quería ser servida. Don Chiqui, como buen sacerdote e hijo suyo, fue un ejemplo de este hacer el Opus Dei con deseo de servir a la Iglesia. Terminó la homilía pidiendo, por intercesión de D. José María, muchas vocaciones sacerdotales en la Iglesia, y sacerdotes santos.

Los cantos de la coral del colegio Canigó dieron solemnidad a la celebración y facilitaron la participación de los fieles en la ceremonia. Al acabar se rezó un responso ante la sepultura de D. José María.

Xavier Margenat, autor del libro (haz «click»)

«La historia de Chiqui» recrea la vida de D. José María Hernández Garnica dirigida a un público juvenil, para chicas y chicos de 9 a 12 años.

A través de las 52 páginas y las 17 ilustraciones, el libro adentra al lector en la personalidad y vida de este sacerdote, unos de los tres primeros ordenados del Opus Dei. Este vídeo hace un rápido resumen.

Se edita en catalán y castellano, tanto en papel como en formato electrónico a un precio muy asequible.

La motivación de los autores de esta biografía es bien clara. Ambos tienen larga experiencia de trato con gente joven. Xavier es autor de libros infantiles y juveniles; también tiene una variada actividad artística, p.ej., como ventrílocuo. Pau, por su parte, es artista, cantautor, pintor, escultor e ilustrador de libros.

Pau Morales, autor de los dibujos (haz «click»)

Se han publicado diferentes perfiles biográficos para adultos, como Abriendo horizontes o Roturando los caminos. También ha tenido difusión el Aleluya para niños, más recientemente editada en formato de libro: Chiqui, ¡manos a la obra!. Y los ha enganchado.

Pero, dice Xavi, faltaba una biografía sencilla para los más jóvenes. Hay que admitir que don Chiqui es un sacerdote poco conocido. Muchos están convencidos de su santidad, pero piensan que tuvo una vida muy normal; «gris» podríamos decir.

La historia de Chiqui (cap1)Y la realidad ¡es muy diferente!, insisten Xavi y Pau. Precisamente porque quería ser santo, tuvo una vida apasionante y llena «de aventura», en el sentido literal. Esto tiene mucho atractivo para la gente joven, y es lo que hemos querido transmitir con este libro. Ojalá muchas chicas y chicos se ilusionen con su ejemplo y les sirva de modelo para escribir su propia historia.

Puede encontrar esta biografía en diferentes librerías y también en la iglesia de Santa María de Montalegre, o a través de la editorial ADADP.

Haciendo clic sobre la portada del libro, se puede leer el capítulo primero, y así hacerse cargo del contenido.